Felices Fiestas

Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Hace unas semanas estaban decorando un popular supermercado de la ciudad con letreros que deseaban felices fiestas a sus usuarios, aludiendo, supongo,  a la Navidad y Fin de año, la lectura  fue muy chocante, percibí que se estaban trivializando conmemoraciones sobre las cuales, en gran medida, se sustentan  nuestros valores y conducta.

Términos como el de Felices Fiestas, presente en mucha de la publicidad de radio y televisión, obvian que los días que se festejan tienen que ver con una religión en particular y no con actividades de carácter personal o circunstancial.

No es razonable ni justo que la corrección política por una parte y la holgazanería por otra, nos lleve a desconocer tradiciones y otros factores claves de nuestra cultura. La mayoría tiende a defender el terruño en el que dio su primer bufido, sin embargo,  a veces,  descuida los fundamentos  sobre los cuales se originaron sus singularidades.  

No estamos envueltos en un conflicto de nacionalidades, política o ideologías. Es mucho más profundo. Estamos en un trance que amenaza quebrantar los fundamentos de nuestra manera de vivir  que a pesar de sus omisiones e incorrecciones es más que evidente que se corresponde mejor que ningún otro con la condición humana.

Estas reflexiones no contrarían la tolerancia que es un componente básico de nuestra formación, tampoco,  implica que aceptemos impasibles la pérdida de nuestra identidad cultural como se aprecia promueven algunos sectores de la sociedad que consideran que la quiebra de nuestros principios éticos  favorecerá la consecución de sus agendas personales. En realidad gestar una comunidad fundamentada en el antagonismo y la atomización de los derechos del ser humano conduciría  a la destrucción de nuestros valores e  inexorablemente a una crispación y lucha constante en la que todos seriamos vencidos.

La repetición de estas propagandas me condujo a recordar los constantes llamados de atención de mi médico y amigo, además de compañero de lucha contra la dictadura desde los años sesenta, Santiago Cárdenas, que siempre está alertando sobre el relativismo y la creciente corrección política que conduce a actuar y callar todo lo que puede contrariar a terceros, aun cuando esos terceros no se esfuercen por respetar las convicciones de los otros.

Muchas de las informaciones a las cuales accedemos le dan toda la razón a Cárdenas. Es muy frecuente leer o escuchar a importantes personalidades que callan ante situaciones o pronunciamiento que  cuestionan en privado o que atentan contra las normas que dicen defender. Acatan los mandatos o instigaciones de sectores que no aceptan que las mayorías también tienen derechos a opinar y defender sus creencias, sin que eso implique un odio particular o discriminación de lo que cuestionan.

Mi reacción ante la trivialización de las Navidades no fue consecuencia de convicciones religiosas que no me distinguen, la mayor parte de mi vida he dudado de la existencia de un ser superior, sin embargo, hago todo lo posible por cumplir las normas de conductas que los entendidos identifican como moral cristiana, postulados que no siempre alcanzo a cumplir.

Querer quebrar por los motivos que sean la columna vertebral de nuestra civilización no tiene justificación, pero que guarden silencio aquellos que están medianamente  satisfechos  con los aspectos fundamentales de nuestras costumbres y hábitos es incomprensible. Sin dudas que nuestra sociedad no es perfecta, convivimos con sentimientos y acciones que deberían avergonzar a quienes las practican, no obstante, hemos progresado y podremos hacerlo mucho más si aceptáramos plenamente la divisa sartriana de “Mi libertad se termina donde empieza la de los demás”.

Ante las actuales circunstancias deberíamos ser conscientes de que no hay espacios para el “Dejar hacer y dejar pasar”, el ciudadano, no el estado, debe actuar como le corresponde. La educación, es la clave de la coexistencia, aceptar las diferencias e intentar superarlas sin buscar culpables es un progreso.

Tolerar y respetar es fundamental para la convivencia, no es racional aceptar la cohabitación con aquellos que quieren destruir los valores y costumbres sobre los que se sostiene la sociedad que les acoge, tal acción, sería como abrir la espita del crematorio donde tendrá lugar la incineración de las convicciones de quien por propia voluntad, dejó de ser libre y se convirtió en esclavo. El primer deber de un hombre libre es defender sus convicciones y no cometer suicidio. 

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.