Las Navidades en Cuba, o la Odisea de fin de año

León Padrón Ascuy
Activista Pro Derechos Humanos
No en muchos lugares se ven arbolitos de Navidad en Cuba. Foto de archivo.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- “Para nadie es un secreto lo caro que resulta habilitar hoy, como antaño se hacía, una cena normal para festejar estos acontecimientos especiales".

Recuerdo que hace algunos años me encontraba en la parada de ómnibus que está en Boyeros, y 19 de mayo, frente a la puerta de la Terminal de ómnibus, y me puse a escuchar a un viejo que conversaba en solitario cuando recogía laticas de aluminio por los alrededores para venderlas al estado como material reciclable. El hombre, al darse cuenta que lo estaba observando, se dirigió a mí: “Mire, señor, se puede decir que hablar de celebrar a plenitud las Navidades cubanas, el Fin de Año, y la llegada del Año Nuevo, son una trampa, un engaño, desde la instauración del régimen dictatorial de Fidel Castro”.

Luego, haciendo una pausa para aplastar con la bota una lata contra el piso, añadió: “Para nadie es un secreto lo caro que resulta habilitar hoy, como antaño se hacía, una cena normal para festejar estos acontecimientos especiales. Vaya a ver los altos precios de los adornos navideños en las tiendas recaudadoras de divisas continuo diciendo. Mire, este abrigo lo conseguí en la iglesia. Yo vivo hace diez años en la carretera”.

Al terminar, sacó una caneca de ron, se dio un trago, y me viró la espalda, sin esperar respuesta.

Sus lúcidas palabras, dichas por alguien que parecía sin duda un loco vagabundo, se grabaron en mi mente, y me pregunté: ¿Hay Navidades en Cuba?

Mientras la mayoría de los ciudadanos del mundo celebran las Navidades y la llegada del año 2020 con fiestas alegres, reuniones familiares, intercambios de regalos y el envío de las postales de felicitación, y dondequiera se resaltan los arbolitos decorados, y se escuchan villancicos, y los paladares se saborean con el despliegue de una gastronomía navideña, el pueblo de la Cuba comunista trata de sobrevivir en tan señaladas fechas. Y, como se dice en la calle, todos se las ingenian metiendo cabeza por aquí y por allá, vendiendo cualquier cosa, luchando el peso, o pidiendo dinero prestado, para pasarla lo mejor posible.

Entre las opiniones recogidas en torno a la pregunta inicial, Carolina Fernández, de 70 años, una jubilada del magisterio, que vive en Casilda, un barrio marginal del Vedado, rememora con tristeza sobre los tiempos de su infancia: “Aquellos pavos y puercos asados y las masas de freír, los variados turrones, las avellanas, los vinos, las cidras, las manzanas y uvas que antes del año 59 se veían sobre la mesa en cualquier hogar humilde de esta isla los días 24, 25 y 31 de diciembre han desaparecido”.

Hoy no es un secreto que aquel entusiasmo, aquella alegría contagiosa, aquella sensación de felicidad familiar, se han extinguido. Y hasta los habituales adornos navideños, que una vez nos deleitaron, ahora brillan por su ausencia en gran parte de los hogares cubanos.

Otro entrevistado, Ariel Cuesta, joven enfermero, me expresa: “Mi padre me contó que cuando la llegada de Fidel al poder sólo tenía 6 años, y que enseguida empezó la propaganda comunista para borrar las tradiciones de Nochebuena, y la de Los Reyes Magos y todo lo que oliera a Navidad”.

Sobre este tema de Las Navidades, que tanto ataña a las iglesias, también consulté a Javier A. Sánchez, especialista en estudios bíblicos, quien me comentó, “hoy la mayoría de las iglesias, tanto católicas como protestantes, exhiben los tradicionales adornos navideños, gracias a que fueron conservados celosamente durante décadas para la celebración del nacimiento de Jesús, ya que adquiridlos hoy, cuesta el ojo de una cara”.

Lo cierto es que en la Cuba actual, ninguna iglesia es capaz de cuestionar a las autoridades comunistas por la precaria situación de miseria que vive hoy la mayoría de los cubanos de a pie, quienes optan por aceptar su desventura como la voluntad de Dios, a pesar de la imposibilidad de celebrar como el merece, Las Navidades.

Los peinaditos en canas recuerdan que en esa época hubo que guardar para siempre los arbolitos navideños, porque eso era cosa de los burgueses, invento de los curas y de los imperialistas yanquis, en fin, diversionismo ideológico, y que en nuestro país no caía ni la nieve. Y lo peor, en caso de desobedecer las orientaciones revolucionarias, de pronto surgía una vil denuncia, alguien de la cuadra donde uno vivía, y te citaban a los tribunales populares. Te fichaban por desafecto o gusano, podías ir a prisión, perder tu empleo, y de castigo te mandaban a trabajar en la agricultura. Esos tribunales fueron tan intransigentes y malignos como La Antigua Inquisición.

Para muchos, entre los que me incluyo, para este del 2020 no habrá nada que celebrar. Ni tan siquiera la tradicional cena, con cerdo asado, arroz, yuca con mojo, y ensalada, será posible colocar a la mesa, ya que la economía de muchas familias no se los permite por lo que deberán conformarse con platos más modestos.

Un poco más de suerte tendrá una parte de la población que tenga un pariente en el extranjero, que los socorra desde su posición de emigrado. O los que tienen un negocio privado o viajan con frecuencia, estos últimos, tal vez podrán degustar un turrón o una manzana.

Muy diferente será para las casas de los altos dirigentes del Partido Comunista, que de seguro habrán muchos banquetes y corra como ríos el whisky, la cerveza, la sidra y el champan, amen de celebrar a panza llena las seis décadas en el poder, aunque para algunos sea un ritual cansón y aburrido.

Finalmente para la inmensa mayoría de los cubanos solo quedará la esperanza de dar vuelta a su cuadra con una maleta, soñando con un viaje que los saque del infierno o tirar agua de los balcones para imaginar que están limpiando la putrefacción a la que han sido sometido por un larguísimo tiempo.

Ánimo cubano: a lo mejor para el año que viene

Comentarios

¿Conoces tus deberes y derechos como defensor de DDHH?
[24-01-2020]
Moises Leonardo Rodríguez
Hablemos Press
(www.miscelaneasdecuba.net).- ¿Eres defensor de derechos humanos?  ¿Conoces las normas internacionalmente reconocidas que incluyen tus deberes y derechos como defensor? Si las quieres conocer, solicítala al correo electrónico corrientemartiana2004@gmail.com o al Whats app +53 59122070 -- Moisés Leonardo Rodríguez Valdés Defensor de derechos humanos !VERGÜENZA CONTRA LA MENTIRA!
Que con dos hijos no me ayudan, tengo que tener tres
[24-01-2020]
CID
Rosa González Díaz con sus hijos. Foto: cortesía de CID.   (www.miscelaneasdecuba.net).- A la oficina de Atención a la Población de la asamblea Provincial del Partido Comunista en Villa Clara.  Yo Rosa González Díaz con número de carnet de identidad: 94022134077.  Acudo a usted mediante la presente una vez más ya que he pedido incansablemente que me ayuden con materiales de construcción para arreglar la casa si es que se le puede llamar así a esto donde vivo con mis dos niños. 
Miembros del Proyecto Emilia celebran el séptimo aniversario de su fundación
[18-01-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
(www.miscelaneasdecuba.net).- Una docena de miembros del Proyecto Emilia se reunieron la semana pasada en La Habana para conmemorar el séptimo aniversario de su fundación. Entre los reunidos se encontraban el Dr. Oscar Elías Biscet, Presidente del Proyecto y de la Fundación Lawton de Derechos Humanos, así como Carlos Manuel Pupo Rodriguez, presidente del Partido Unión por Cuba Libre. A continuación reproducimos el documento fundacional del Proyecto Emilia.
El puñal de bruto no ha llegado al Kremlin bolchevique cubano
[18-01-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Del mismo modo en la esfera económica continúa la centralización y planificación de la economía. Aunque dieron un pequeño espacio a la propiedad particular, su existencia es efímera, pues puede desaparecer cuando el régimen castrista lo estime conveniente al estilo de la Nueva Política Económica de Lenin-Stalin de 1921..
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.