Derechos económicos: una aldea Potemkin

José Azel
Investigador, Universidad de Miami
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- En política y economía una aldea Potemkin significa una falsa construcción que se presenta para ocultar un desastroso estado real. Literal o figurativamente, es algo creado para engañar a las personas haciéndoles creer que una situación es mejor que lo que realmente es. Históricamente los derechos se veían como reclamaciones de individuos frente al Estado. Más recientemente, la noción de derechos se ha expandido para incluir beneficios demandados al Estado, como seguridad social y cuidados médicos. Por encomiable que parezca la idea, los derechos económicos, como el derecho a la vivienda, o al trabajo, o a alimentos, son contrarios a la libertad, porque requieren intervención gubernamental. 

“Los derechos económicos no son reclamaciones del individuo frente al Estado. Son reclamaciones al Estado, demandas por cosas a garantizar por el Estado al individuo. Como tales, garantizan la dependencia del individuo al Estado para las necesidades de la vida, y consiguientemente son instrumentos para garantizar el poder del Estado sobre el individuo”. La historia y la realidad enseñan que las sociedades que atesoran derechos políticos son también las sociedades que ofrecen las mejores posibilidades económicas y sociales para la ciudadanía. 


Lamentablemente, algunas sociedades, o elementos  sociales, embellecen a las organizaciones políticas que ofrecen asegurar el pan diario. Prefieren políticas que establecen objetivos de vida comunes, en vez de permitirnos enfrentar las pruebas, responsabilidades y riesgos de una vida libre. Esas sociedades rechazan la libertad que reconoce a cada individuo definir sus objetivos de vida. Engañan a las personas, haciéndoles creer que su situación es mejor que lo que realmente es, en su aldea Potemkin.

En política y economía una aldea Potemkin significa una falsa construcción que se presenta para ocultar un desastroso estado real. Literal o figurativamente, es algo creado para engañar a las personas haciéndoles creer que una situación es mejor que lo que realmente es. El término se origina en cuentos de que el jefe militar ruso Grigory Potemkin, que había sido amante de la emperatriz Catalina II, construía falsas aldeas portátiles que se desarmaban tras pasar Catalina, para armarse nuevamente en el camino que ella seguiría bordeando el río Dniéper.

Abundan ejemplos modernos, por ejemplo, cuando a visitantes a países comunistas se les muestra solamente lo que los regímenes quieren que vean. En Corea del Norte, el poblado de Kijong-dong, también conocido como Villa Paz, es una aldea Potemkin propagandística diseñada para estimular deserciones hacia Corea del Norte desde Corea del Sur. Durante la Segunda Guerra Mundial Alemania nazi construyó un campo de concentración villa Potemkin que podría serle mostrado a la Cruz Roja (Theresienstast). Un elemento del infame escándalo Enron fue que la compañía mantenía un falso piso de operaciones bursátiles en su sede central para impresionar a analistas de Wall Street visitantes.

Etiquetando la idea de “derechos económicos” como una aldea Potemkin quiero mostrar que clasificar ciertas actividades como derechos económicos es una construcción falsa y peligrosa que disminuye nuestros derechos políticos.

Exploremos: los derechos pueden verse como libertades o como reclamaciones. Un derecho-libertad es la prerrogativa de hacer algo sin imponer ninguna obligación a alguien; por ejemplo, el derecho a la libre expresión. Los derechos-libertades no pueden ser violados por el Estado. En contraste, derechos-reclamaciones imponen una obligación a alguien más de hacer algo en beneficio del reclamante. Por ejemplo, si usted tiene derecho a recibir algún tipo de beneficio de bienestar social, eso requiere que alguien entregue una parte de sus ingresos para pagar por esos beneficios suyos.

Históricamente los derechos se veían como reclamaciones de individuos frente al Estado. Más recientemente, la noción de derechos se ha expandido para incluir beneficios demandados al Estado, como seguridad social y cuidados médicos. El problema es que esta definición ampliada de derechos socava nuestros derechos políticos básicos. Por encomiable que parezca la idea, los derechos económicos, como el derecho a la vivienda, o al trabajo, o a alimentos, son contrarios a la libertad, porque requieren intervención gubernamental.

Nótese que esos nuevos derechos económicos no están libres de interferencia estatal. Son lo opuesto: requieren interferencia estatal. Representan beneficios que solamente pueden ser otorgados por el Estado. Como explicó en 1993 el columnista Charles Krauthammer en The Washington Post: “Los derechos económicos no son reclamaciones del individuo frente al Estado. Son reclamaciones al Estado, demandas por cosas a garantizar por el Estado al individuo. Como tales, garantizan la dependencia del individuo al Estado para las necesidades de la vida, y consiguientemente son instrumentos para garantizar el poder del Estado sobre el individuo”.

Por esta razón de control sobre el individuo es que los regímenes no democráticos promueven la idea de derechos económicos. Le dan justificación al gobierno para sacrificar derechos políticos en el altar de los derechos económicos. Así, China, Vietnam, Cuba y otros, deniegan la universalidad de los derechos políticos. Para esos regímenes, los derechos políticos deben subordinarse a los derechos económicos que el Estado promueve como su razón de ser.

El Estado no puede molestarse por esos restrictivos derechos políticos. Los regímenes no democráticos son una aldea Potemkin.

La historia y la realidad enseñan que las sociedades que atesoran derechos políticos son también las sociedades que ofrecen las mejores posibilidades económicas y sociales para la ciudadanía. Lamentablemente, algunas sociedades, o elementos  sociales, embellecen a las organizaciones políticas que ofrecen asegurar el pan diario. Prefieren políticas que establecen objetivos de vida comunes, en vez de permitirnos enfrentar las pruebas, responsabilidades y riesgos de una vida libre. Esas sociedades rechazan la libertad que reconoce a cada individuo definir sus objetivos de vida. Engañan a las personas, haciéndoles creer que su situación es mejor que lo que realmente es, en su aldea Potemkin.

Publicado en panampost.com el 27 de noviembre de 2019

Comentarios

A los venezolanos: de Putin, Lavrok, Riabkob y Rodríguez Zapatero
[24-02-2020]
Luis Beltrán Guerra
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El conversatorio, ya lleva 6 horas y sin receso. Una voz de mujer se escucha:“Cuan triste me siento. Nuestra Patria, de mal en peor, que a los venezolanos ya nos no toman en cuenta para conducirlo. Pues, ha pasado a manos de norteamericanos, rusos, chinos y españoles. Pareciera una enredadera de intereses sobre intereses, empresariales, personales y profesionales. Dilucidar es difícil, puesto que quiénes están detrás de cada postura, como que metieran la mano, para luego esconderla. Es un verdadero cataclismo”. Soy Eulogia Mosquera, alejada del país desde hace 1 década, ganándome la vida barriendo casas, incluyendo este local. En Venezuela era abogada constitucionalista. Así termina el evento.
Hostigado y secuestrado el Dr. Biscet
[24-02-2020]
Alfredo M. Cepero
  El Dr. Biscet fue arrestado inesperadamente en su vivienda. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Siete efectivos de la Seguridad del Estado de la tiranía castrista irrumpieron violentamente ayer jueves en la residencia del Dr. Oscar Elías Biscet en el barrio de Lawton, en La Habana.  La señora Elsa Morejón, esposa del Dr. Biscet, escribió en su cuenta de Tweets: "La que dirigió el registro en mi casa me dijo que mi esposo va a ser instruido de cargos. Se llevaron computadoras, impresoras, teléfonos celulares, cámaras, literaturas y cables con noticias de internet".
¿Bienvenido Mr. Putin?
[20-02-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Una de las películas del gran Berlanga con la que más disfruto es “Bienvenido Mr. Marshall”. En plena dictadura franquista, una película en clave de humor, dejaba entrever muchas de las circunstancias de aquella España atribulada por los años de la autarquía económica, la miseria y pobreza. Si uno cierra los ojos y se traslada en el tiempo, aquella película podría reflejar, con bastante exactitud, el drama actual que se vive en Cuba. Una sociedad destruida, con una economía ineficiente e improductiva, que se agarra a cualquier tronco que flote con tal de no hundirse para siempre.
La familia liberal: amigos y enemigos
[10-02-2020]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Sin embargo, y aquí radica el núcleo de estas reflexiones, hay miles de chilenos destruyendo metódicamente las expresiones materiales de la formidable transformación chilena. ¿Por qué sucede este fenómeno absurdo de autofagia? ¿Por qué miles de jóvenes chilenos atentan contra su propio bienestar? Las diferencias fundamentales e insalvables, son las que se tienen con los autoritarios, ya sean francamente totalitarios, como los comunistas y fascistas, o lo que hoy se denominan “democracias iliberales”.  
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.