Crónica desde una cola para adquirir medicamentos

Vicente Pérez Varela
Periodista Independiente
Este estante constituye el 80 % de los fármacos que posee esta farmacia. Foto del autor.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Es bien avanzada la noche y las antiguas farolas del emblemático paseo Prado en Cienfuegos parecieran ignorar el drama humano que a escasos metros de él se experimenta. Justo en la esquina, donde confluye la avenida con la calle Santa Elena se ubica una farmacia y en sus portales se vive una experiencia insospechada a esa hora.

Se trata de enfermos, sus familiares o revendedores de medicamentos que marcan cola con el propósito de hacer compras al siguiente día. Es domingo y alguien filtró que el lunes el centro será abastecido con fármacos que desde hace días han desaparecido de los anaqueles.

Me identifico y de inmediato pregunto: ¿Por qué dormir en la calle marcando cola hasta el siguiente día? José Portuondo Marrero, un albañil en edad de retiro es el primero en romper el hielo.

“Imagínese, si no lo hago no puedo acceder al medicamento de mi nieto de ocho años que es asmático de los malos, si le falta el antiestamínico se está ahogando permanentemente. Se pone, tose y tose, él no puede dejar de tomarlo diariamente o se revienta,” se refiere a los populares sprais de salbutamol, uno de los fármacos más demandados y, por ende, menos accesibles.

“Usted cree que hacemos esto por amor al arte”. Dice exaltada una mulata gruesa de unos 60 años, enferma de diabetes que se identificó como María. “Lo peor que puede ocurrir es que pasemos toda la noche en vela por gusto. No será la primera vez que un rumor sobre la venta de medicamentos se convierte en una falsa alarma”, dice sin mirarme, mientras acomoda en un rincón del portal unos cartones, donde piensa acostarse para pasar la noche.

Lógicamente, ante la falta de un producto de vital necesidad, es natural que todos se cuestionen porque faltan los medicamentos. Hacia allí fluyó nuestra conversación.

Javier Ramírez, es un joven atlético que nos sorprende al confesar su hipertensión. Detrás de su vitalidad nadie podría sospechar tal padecimiento:

“Ellos (los farmacéuticos) dicen que el medicamento no viene completo. No lo entiendo, está controlada y planificada su venta por el tarjetón y no lo puedo comprar porque nunca hay. Otra cosa, si tienes prescrito la Clortalidona, no puedes comprar el Analapril porque está desautorizado, si coges el Analapril no puedes comprar el Captopril, aunque se encuentre en existencia cualquier otro antihipertensivo que no sea el recetado, si no estás registrado para su compra es por gusto”.

María nos interrumpe y trae a colación el tema de los revendedores. “Y que me dicen de esos que se dedican a revender los medicamentos por la calle”.

Dos individuos que se encontraban apartados del resto y que los entrevistados habían identificado como revendedores, se pararon del muro donde estaban sentados y tomaron mayor distancia del grupo.

“El particular no recibe medicamento, ni tiene fábrica o almacén. ¿De dónde salen? ¡De la misma farmacia! Gente que ni las conozco, porque si te digo que las conozco te engaño, te los encuentras vendiendo a diez pesos la tira de cualquier medicamento en falta” refiere María mirando de soslayo a quienes se alejan.

Para cuando me despido de ellos son las 12 y cuarto del siguiente día, les deseo suerte mientras me regreso casa. Voy repasando mentalmente a lo largo del camino las conversaciones e intento imaginar que consecuencias pudiera traer para la salud de aquellas personas, no acceder prontamente a los medicamentos.

Comentarios

Bienvenidas Sus Majestades (se agradece la propina)
[17-11-2019]
Martín Guevara Duarte
Escritor
El Rey de España Felipe VI y Díaz-Canel en un encuentro durante la visita a La Habana. Foto: Estudios Revolución.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cuba se engalana hoy para festejar los 500 años de la mudanza y el establecimiento en la zona norte, al lado del río Almendares, de la  Villa de San Cristóbal de La Habana fundada en 1515. 
Pánfilo el reincidente
[13-11-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
El famoso Pánfilo se ha ganada un espacio contando la realidad de manera jocosa. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Apareció un día cualquiera, viajaba en la memoria Flas de un amigo, quien sin acordarlo con él, de forma espontanea, se había constituido en su promotor. Doble clic sobre el archivo de vídeo y allí estaba, con los ojos fuera de órbita y la boca abierta gritando a todo pulmón: “Jama, aquí lo que hace falta es jama”.
El pulseo político por Latinoamérica
[11-11-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Latinámerica. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- El pulseo político en Latinoamérica entre las democracias y los regímenes totalitarios no es nuevo. Sin embargo, tras el surgimiento del chavismo en Venezuela tutorado por la vieja escuela castrista y de su festinada proclama, anunciando que buscarían implantar en la región el llamado Socialismo del Siglo XXI, los dimes y diretes entre los bloques ideológicos se han venido agudizando.
Los 500 años de La Habana: No hay nada que celebrar
[09-11-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
La catedral de La Habana. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico a 9 de noviembre de 2019. Se conmemoran los 500 años de la fundación de la ciudad de San Cristóbal de La Habana.  Hace cinco siglos, entonces el gobernador de Cuba, Diego Velázquez, trasladó la ciudad del sur de la isla, en las inmediaciones del rio Mayabeque, a la costa norte en las inmediaciones de la bahía que lleva su nombre, el 16 de noviembre de 1519. La Habana sustituyó como capital de Cuba a Santiago de Cuba, el 14 de febrero de 1553.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.