Crónica desde una cola para adquirir medicamentos

Vicente Pérez Varela
Periodista Independiente
Este estante constituye el 80 % de los fármacos que posee esta farmacia. Foto del autor.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Es bien avanzada la noche y las antiguas farolas del emblemático paseo Prado en Cienfuegos parecieran ignorar el drama humano que a escasos metros de él se experimenta. Justo en la esquina, donde confluye la avenida con la calle Santa Elena se ubica una farmacia y en sus portales se vive una experiencia insospechada a esa hora.

Se trata de enfermos, sus familiares o revendedores de medicamentos que marcan cola con el propósito de hacer compras al siguiente día. Es domingo y alguien filtró que el lunes el centro será abastecido con fármacos que desde hace días han desaparecido de los anaqueles.

Me identifico y de inmediato pregunto: ¿Por qué dormir en la calle marcando cola hasta el siguiente día? José Portuondo Marrero, un albañil en edad de retiro es el primero en romper el hielo.

“Imagínese, si no lo hago no puedo acceder al medicamento de mi nieto de ocho años que es asmático de los malos, si le falta el antiestamínico se está ahogando permanentemente. Se pone, tose y tose, él no puede dejar de tomarlo diariamente o se revienta,” se refiere a los populares sprais de salbutamol, uno de los fármacos más demandados y, por ende, menos accesibles.

“Usted cree que hacemos esto por amor al arte”. Dice exaltada una mulata gruesa de unos 60 años, enferma de diabetes que se identificó como María. “Lo peor que puede ocurrir es que pasemos toda la noche en vela por gusto. No será la primera vez que un rumor sobre la venta de medicamentos se convierte en una falsa alarma”, dice sin mirarme, mientras acomoda en un rincón del portal unos cartones, donde piensa acostarse para pasar la noche.

Lógicamente, ante la falta de un producto de vital necesidad, es natural que todos se cuestionen porque faltan los medicamentos. Hacia allí fluyó nuestra conversación.

Javier Ramírez, es un joven atlético que nos sorprende al confesar su hipertensión. Detrás de su vitalidad nadie podría sospechar tal padecimiento:

“Ellos (los farmacéuticos) dicen que el medicamento no viene completo. No lo entiendo, está controlada y planificada su venta por el tarjetón y no lo puedo comprar porque nunca hay. Otra cosa, si tienes prescrito la Clortalidona, no puedes comprar el Analapril porque está desautorizado, si coges el Analapril no puedes comprar el Captopril, aunque se encuentre en existencia cualquier otro antihipertensivo que no sea el recetado, si no estás registrado para su compra es por gusto”.

María nos interrumpe y trae a colación el tema de los revendedores. “Y que me dicen de esos que se dedican a revender los medicamentos por la calle”.

Dos individuos que se encontraban apartados del resto y que los entrevistados habían identificado como revendedores, se pararon del muro donde estaban sentados y tomaron mayor distancia del grupo.

“El particular no recibe medicamento, ni tiene fábrica o almacén. ¿De dónde salen? ¡De la misma farmacia! Gente que ni las conozco, porque si te digo que las conozco te engaño, te los encuentras vendiendo a diez pesos la tira de cualquier medicamento en falta” refiere María mirando de soslayo a quienes se alejan.

Para cuando me despido de ellos son las 12 y cuarto del siguiente día, les deseo suerte mientras me regreso casa. Voy repasando mentalmente a lo largo del camino las conversaciones e intento imaginar que consecuencias pudiera traer para la salud de aquellas personas, no acceder prontamente a los medicamentos.

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.