Hace días que no tenemos agua

Roberto Soto Martínez
Periodista Independiente
Tanque desde donde se distribuye el agua al poblado. Foto del autor. 
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la escasez de agua en el mundo se da fundamentalmente por razones económicas.

Cuba viene presentado desde hace décadas lo que se conoce como estrés hídrico y aunque el gobierno asegura que a construido mas de un centenar de embalses en seis décadas, lo cierto es que, tanto en pequeños bateyes como en grandes ciudades, la escasez de agua es una constante.

Guabairo es un poblado de algo más de mil habitantes. Hasta la década de los 70 del pasado siglo contaba con un sistema de bombeo que tenía como fuente un pozo inagotable sin importar la estación del año. Tras concluirse la fábrica de cemento Carlos Marx en la cercanía del poblado, la instalación fue afectada y los pobladores quedaron dependiendo de suministro de agua por carros cisternas.

Un proyecto gubernamental pretendió solucionar de una vez y por todas las inconstancias en el arribo del líquido a los hogares durante el primer decenio del presente siglo. Signado por la improvisación y el invento, los ejecutores de la obra tendieron un tramo de conductora de dos kilómetros aproximadamente. En el centro del poblado colocaron un tanque elevado encargado de almacenar el agua bombeada, para desde allí, por gravedad, hacerla llegar a los hogares.

Las roturas constantes debido a los empalmes entre la tubería principal y los ramales, muchos de ellos sostenidos por ligas confeccionadas a partir de cámaras de bicicleta, la irregularidad del terreno con áreas por encima del nivel del tanque y las permanentes roturas de las bombas de agua, han convertido la experiencia hídrica de los guabairenses en un verdadero vía crucis.

“Sin agua llevo aproximadamente entre 15 y 20 días, y eso porque hacemos el esfuerzo y pagamos la Pipa (un tractor desplazando un tanque cisterna) de agua nosotros, no porque nadie se preocupe por venir a bombear el agua hasta aquí.” Nos comenta Maricela Anaya.

“¡Oh! Hace rato que no yo ni mi sobrino no cogemos agua”, asegura Orestes Días.

“Llevo cerca de un mes sin agua y tengo dos niños de escuela. Esos uniformes se tienen que lavar diariamente, yo no voy a dejar que lleven la ropa a la escuela llena de churre, cuando las camisas de uniforme son blancas y tienen que lavarse diariamente, no puede ser, esto no puede seguir así” enfatiza Yaremi Anaya.

Aunque el gobierno asegura que hace ingentes esfuerzos por asegurarle el agua a la población, lo cierto es que son escasos los recursos materiales y financieros que destina a ello.

“Pasas veinte trabajos detrás del agua, empata la tubería por aquí, se desempata por allá y al final no resuelves na.” Confiesa Francisco Valdez.

Al preguntar por qué tanta irregularidad en el bombeo del agua, Elio Rojas Sabina nos cuenta: “Para poder coger un poco de agua cuando la bombean que cada vez lo hacen menos, nosotros mismo tenemos que coger los incontables salideros que tiene la tubería con cámaras de bicicleta, empatamos tubos de diferentes diámetros, a veces, intentado reconciliar un tubo de goma con uno de hierro que suelen resultar incompatible. Al final el esfuerzo que hacemos lo único que nos garantiza es la continuidad de los salideros”.

Acompaña la rotura de la conductora la contaminación del agua. Cada vez, con más frecuencia llega hasta sus hogares, un líquido que se supone potable, con alto contenido de lodo y bacterias.

“El agua viene cochina, es un color ladrillo que no hay quien se la tome. Yo padezco de los riñones y he tenido en múltiples ocasiones que ir hasta el médico, porque no puedo al otro día de los dolores que me provoca el consumir esa agua contaminada, no hay quien se la tome, es un fango”, sentencia Yaremi Anaya.

Ante tal panorama los guabairenses se han visto en la obligación de buscar soluciones alternativas que van desde la acumulación de agua en tanques metálicos, el empleo de soluciones químicas farmacéuticas para tratar el agua y exterminar las bacterias, la confección de filtros caseros o la adquisición de estos en las tiendas por divisa a 30 dólares, el equivalente de un mes de salario promedio.

Comentarios

El efecto rebote de las técnicas difamatorias
[05-12-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Corría el año 1980 cuando en la pantalla de los televisores nacionales apareció la imagen de alguien cuya identidad era desconocida para la mayoría de los cubanos de entonces. Me refiero a Ricardo Bofill, fundador junto a media docena de intelectuales, allá por el año 1976, del Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH), organización que desde entonces se dedica a monitorear la violación de los Derechos Humanos en la isla.
Apocalipsis azucarero, una tragedia humana
[29-11-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
  Uno de los tantos centrales que demolieron. Foto: cortesía de Cubanet.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cienfuegos, Cuba. - 71 Centrales fueron demolidos pieza a pieza y reducidos a esqueletos de vigas aceradas, afectando la vida laboral y social de cientos de familias.
Guaidó versus el tiempo
[24-11-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Juan Guaidó. Foto: en.wikipedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo…un tiempo para amar y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz. Eclesiastés 3.
El Periodismo Militante y sus implicaciones
[20-11-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Kevin Rudd, Presidente de Australia cuestionado durante una rueda de prensa. Foto: wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- El periodismo es considerado de forma general, como una actividad centrada en recabar, jerarquizar, sintetizar y hacer pública la información basada en hechos, presentes o pasados, avalada por fuentes seguras y verificables, sujeta a la objetividad y el equilibrio.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.