¿Crisis del combustible en Cuba? O tal vez ¿mucho más?

Elías Amor
Economista

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- Mesa Redonda de Díaz Canel, acompañado de miembros de su consejo de ministros y desde el Palacio de la Revolución, un escenario demasiado rimbombante para informar sobre una serie de medidas ante la situación del combustible en Cuba. Lo normal es que nadie dijese nada, y el pueblo a aguantar. Así se hacía en tiempos de Fidel Castro, y no pasaba nada. Llevar a la Mesa redonda de Randy a los ministros de economía, energía y minas, transporte, y al primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Valdés Mesa, es montar un “mariachi” demasiado grande para un asunto que quizás no merezca esta escena. O tal vez sí.

Básicamente, porque los problemas con la situación energética de la Isla siempre han existido, los cubanos se han acostumbrado a vivir con ellos y además, “guerra avisada no mata soldados”. Ya a comienzos de este año anticipé en diversos espacios que la situación iría a peor conforme avanzara el ejercicio y que, después del verano, vendría lo peor. Esta situación de falta de petróleo ya comenzó en 2016, cuando Venezuela decidió reducir los suministros de crudo a la isla, y por mucho que han implorado y pedido a Maduro que aumente los envíos, las prioridades bolivarianas van por otro sitio. Pero este tema no corresponde a este trabajo y lo dejamos para otro momento.


Además, actuando de este modo ante la televisión monocolor castrista, no consiguen que la gente pierda el miedo, sino todo lo contrario. Díaz Canel empezó diciendo “queremos informar sin provocar susto, ni miedo”, pues no lo ha conseguido a tenor de cómo arden las redes sociales en que participan los cubanos. La gente está alarmada, y eso que lo peor aún no llegó.

Porque en contra de lo dicho por Díaz Canel, este no es un problema coyuntural que se vaya a resolver cuando llegue el "barco del petróleo" el día 14. Y tampoco es un asunto que entre a formar parte del contencioso con EEUU, por mucho que quieran presentar al vecino del norte como un sargento que interfiere en la circulación de petroleros por el Caribe. Eso es absurdo. EEUU está vendiendo carne de pollo, cereales, medicinas, etc a Cuba desde hace tiempo (lo reconoció Díaz-Canel en su intervención) y nada de esto tiene que ver con un supuesto “recrudecimiento de hostilidades hacia Cuba”. La suerte es que los cubanos, colgados de sus móviles, ya saben que todo esto es teatro, puro teatro. Así que los argumentos no valen y cuanto más se encarnice Díaz-Canel con su vecino del norte, será peor.

Culpando a otros de sus problemas, el comunismo cubano ha sobrevivido 60 años sin importarle las condiciones de vida de la población. Mientras que América Latina y el Caribe han visto como sus economías y sociedades se modernizan y avanzan, Cuba se ha quedado atrás, no, al contrario, ha retrocedido en sus niveles de renta percápita y bienestar. Los “logros” de la revolución no sirven para comer todos los días.

De modo que Díaz-Canel perdió una gran oportunidad para presentar a los cubanos un plan de actuaciones para afrontar la actual situación, y la mayor parte del tiempo estuvo atacando a EEUU de impedir a las navieras suministrar petróleo a Cuba. Casi seguro que muchos televidentes apagaron hastiados el televisor y se fueron a dormir. No da para más.

El problema según Díaz-Canel se llama ausencia del diesel en los depósitos de la isla. Desde mi perspectiva, se trata de irresponsabilidad en la gestión de los inventarios de un recurso fundamental para una economía que consume mucho petróleo y sus derivados. A nadie en su sano juicio se le puede olvidar mantener lo que se denomina un “stock de seguridad” de petróleo. Cuando el stock se va terminando, se buscan intensamente los proveedores. Claro, para esto hace falta tener divisas, que Cuba no tiene ni tendrá a medio plazo, o financiación en los mercados internacionales, que no existe porque la deuda externa ha vuelto a alcanzar proporciones desmedidas y nadie está dispuesto a fiar, ni rusos, ni iraníes, ni chinos, ni europeos. De modo que Díaz-Canel no reconoció la verdad, porque los problemas que afronta la economía cubana no son coyunturales, ni tampoco “meramente energéticos, de abastecimiento”.

Los problemas son más graves, y se encuentran en el modelo económico institucional castrista, que está agotado. Todo el mundo les dice que deben abrir espacios para la actividad privada y eliminar las trabas que impiden a la economía prosperar. Ni caso. La vía elegida por Díaz-Canel es la misma de siempre, aplicar medidas de racionamiento y control que van a paralizar la economía cubana, acercándola al peor escenario previsto de recesión. Por mucho que diga que van a “minimizar el impacto en los servicios a la población y centrarse en las prioridades” lo cierto es que hay que prepararse para lo peor.

Todas las medidas anunciadas en la Mesa redonda van a producir efectos claramente negativos en la economía afectando a los cubanos más pobres, aquellos que no tienen acceso a las remesas del exterior en la situación actual y que no pueden viajar al extranjero.

En materia de electricidad, la industria nacional termoeléctrica solo garantiza el 40% del combustible, así que el resto, el 60% habrá que reducirlo por algún sitio. Si los turistas se quedan sin aire acondicionado en las habitaciones que los hospedan, o en los paladares, o atrapados en los ascensores de los edificios por los apagones que van a venir, alguien no volverá a Cuba y en el futuro habrá menos divisas. Díaz-Canel mintió al afirmar que el turismo ha mantenido niveles estables. Los últimos datos publicados en la ONEI no dicen eso. En datos acumulados, de enero a julio de este año el turismo descendió un 1,1% con respecto al mismo período del año anterior (atención, de EEUU aumentó un 20%). Por eso, lo peor vendrá después. Una economía en que no está garantizado el suministro de electricidad, no puede funcionar por mucho que se hagan llamados a dirigentes y cuadros, a jóvenes y viejos, y se haga referencia a un “espíritu de resistencia de nuestro pueblo”. La gente ya está harta.

Específicamente con relación al gas licuado, la “balita” con la que se cocina por la mayoría de la población, se explicó “que tan solo está garantizada durante este mes y a tener una condición normal en todos los meses que quedan del año”, lo que ya se verá en qué se traduce. Habrá que empezar a pensar en cocinar con leña. Eso si, los 260 mil consumidores que utilizan gas natural, básicamente de la capital, y también en Mayabeque y Artemisa, parece que tienen el gas garantizado y disponible sin ningún tipo de afectaciones. Esta situación es preocupante para los dueños de los paladares que previsiblemente no tengan la “balita” y se vean obligados a paralizar sus servicios gastronómicos.
Al parecer también está garantizado el fuel, que se utiliza en la combustión interna, y en materia de eficiencia energética los 67 parque solares fotovoltaicos, tan solo garantizan el 2,4% de la generación de un día en el país. Un porcentaje insuficiente.

El ministro de economía señaló al respecto que están pensando en paralizar las actividades y producciones que necesitan mucha energía, desplazando del horario pico todo lo posible, aún teniendo en cuenta los horarios de trabajo de la población. ¿Están pensando en que la gente trabaje de madrugada, tal vez?

Al final, con el diesel viene el problema principal porque se ha acabado. Sobre todo para el transporte público. De momento, suprimen las inversiones para asegurar las ofertas de bienes y servicios a la población. Otro año en que la formación bruta de capital fijo verá reducida su participación en el PIB, con los efectos negativos que ello tiene sobre la economía. Tras rechazar el mercado como instrumento de asignación de recursos, lo que tiene más de ideología política que otra cosa, el ministro se enrocó en una explicación alambicada sobre como “priorizar la oferta de bienes a la población, sabiendo lo que se dispone y trabajando en conjunto para ver donde se ubican los recursos”. No saldrá bien. Los precios son fundamentales. Un ministro de economía que rechaza este principio no está cualificado para el cargo.

Al parecer el régimen tiene decidido que quienes van a pagar el coste del ajuste del diesel serán los agentes privados, “trabajadores por cuenta propia, trabajadores de las cooperativas, taxis ruteros de la ciudad” sobre los que se incrementarán los controles “para que se mantengan ofreciendo el servicio”. 

Las medidas que se adopten van dirigidas a disminuir la demanda de diésel en la economía y a priorizar las actividades de alta demanda, sobre todo, las públicas. Detrás de este análisis, el ministro de energía y minas defendió la necesidad en estos momentos difíciles de ahorrar diesel en el sector estatal y el residencial, “apagando bombillos de 20 watt”, lo que no deja de ser gracioso, dentro de la gravedad. Se pretende que estas medidas, en las que dicen haber estado trabajando desde hace meses, lleguen a “cada municipio, cada provincia, cada empresa, y cada organismo de la administración central del estado”.

Al final, una Mesa redonda que revela la falta de planificación de las autoridades económicas para hacer frente a una situación que, como ellos declaran, ya se veía venir. Esperar al final para adoptar medidas duras de ajuste, no parece lo más adecuado. La información ofrecida a la población está llena de datos que no responden a la realidad, y encuentran al pueblo cubano mucho más desmoralizado que en ocasiones anteriores. No será un “período especial” pero se va a parecer mucho. El peso del ajuste sobre la actividad privada hará que muchos proyectos por cuenta propia deban finalizar.

Díaz-Canel dijo que espera y confía que "nuestro pueblo seguirá siendo feliz, laborioso, creativo, alegre y bromista, incluso en la situación más difícil”. Sangre, sudor y lágrimas, a la caribeña. “Tiempos de patria o muerte”, según Díaz-Canel en los que“el mundo nos verá y admirará en la misma medida en que verá y condenará a nuestros adversarios”. Bueno, no sé bien de qué mundo habla. Los medios de comunicación españoles de esta mañana, de forma mayoritaria, culpan directamente a Díaz-Canel del desastre y de forma unánime desatienden las consignas de una eventual responsabilidad de EEUU. Tal vez a Fidel Castro se le perdonaban estas cosas, pero llega el momento en que Díaz-Canel entienda que su margen es muy pequeño, prácticamente inexistente. Y que llegó el momento de hacer cambios. Lo peor está por venir.

Comentarios

Petición a la ONU: Nombren a un Relator Especial de Derechos Humanos para Cuba 
[17-09-2019]
Corriente Martiana
Logo del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- El gobierno cubano asumió compromisos durante la 30ª sesión del Grupo de Trabajo del Examen Periódico Universal (EPU) de mayo de 2018. A pesar de esto, la situación de los derechos humanos en Cuba ha empeorado desde el EPU y hasta el momento de hacer la presente solicitud. 
Una vacuna contra la “volvedera” 
[08-09-2019]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Creo que la palabra “volvedera” la acuñó el novelista Alfredo Bryce Echenique. Le preguntaron por qué regresaba a Perú después de tantos años en Europa. Se quedó meditando un instante y respondió: “no sé, me dio la volvedera”. Y se quedó felizmente instalado en una Lima que cada día es más habitable y hermosa.
El heroísmo hongkonés es por su ley fundamental
[06-09-2019]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
Protestas en Hong Kong. Foto: wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).-  Los hongkoneses llevan tres meses de continuas protestas, no por su independencia de China sino por asegurar la autonomía política y jurídica de su región.
Comunicado de Prensa
[01-09-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El Encuentro Nacional Cubano por este medio condena enérgicamente el allanamiento de la sede nacional de la Unión Patriótica Cubana (UNPACU) por parte de elementos represivos del Departamento de Seguridad del Estado en Santiago de Cuba el pasado 27 de agosto. En dicho allanamiento confiscaron equipos y computadoras de dicha organización pacífica opositora.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.