La vacuna venezolana

Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Sin duda alguna la trágica situación de Venezuela es tema obligado en numerosas conversaciones, pero cuando escuché hablar de un antídoto venezolano a la activista argentina Gaby Sarduy, me quedé en una pieza, porque expresaba confianza que el desastre castro chavista sirviera de lección a quienes en Argentina creen que el populismo les sacara de la miseria.

Gaby y Celso, componen un matrimonio argentino cubano con el que entramos en contacto hace una veintena de años a través de la internet. Nos conocimos en un viaje anterior a Buenos Aires. Simpatizamos de inmediato, es una pareja inteligente, excelentes conversadores y de personalidades fuertes, a la vez que están profundamente comprometidos con la democracia de Argentina, Cuba y el resto del continente.

Nos invitaron a cenar la noche antes de nuestra partida. Sentado en un restaurant al lado de mi esposa, Luz Martínez, escuche que Gaby hablaba de la vacuna venezolana y que tenía esperanzas que surtiera efecto en su país, particularmente, en los sectores que gustan depender de las dadivas del estado, que votan y pelean por políticos corruptos que reparten lo que les sobra de lo mucho que roban, en fin, parafraseando a un presidente cubano de principio del pasado siglo que aludía a la corrupción de su gobierno, “tiburones que se bañaban en los bienes públicos y tiraban migajas a sus partidarios”.

Le pregunté a nuestra amiga en qué consistía la vacuna y me dijo con una pizca de humor, “en los últimos meses miles de venezolanos han arribado a Argentina. En su mayoría son jóvenes, gente trabajadora y luchadora que no le temen al trabajo, la generalidad, aparte de trabajar, estudian, estos muchachos son un reto para los que han crecido bajo el populismo, esos que odian el trabajo y el sacrificio”, Gaby, agregó, que tenía fe que el histórico populismo argentino fuera quebrado por el ejemplo de estos inmigrantes, que la gente se diera cuenta que se debe ser responsable en todos los aspectos de la vida, que no se debe ser dependiente de ningún gobierno.

Dicho todo eso se paró y llamó a nuestra mesa a varios de los jóvenes que estaban sirviendo. De cinco tres eran venezolanos, conversaron con nosotros pero no dejaban de trabajar. Explicaron porque habían dejado su país y que estaban dispuestos a reiniciar sus vidas por dura que fuera la tarea, que les era imposible seguir viviendo bajo un régimen que trataba a los ciudadanos como esclavos y había destruido la economía.

Los amigos nos contaron varias anécdotas, todas muy positivas sobre los exiliados venezolanos, comentarios que fueron ampliado por otros amigos argentinos, la pareja integrada por Pedro Oilaborda y su esposa Estela, además del periodista Leandro Gasco, todos estaban encantados con el desempeño de los muchachos que habían huido del castro chavismo y al igual que Gaby, esperaban que su ejemplo prendiera en el país.

La experiencia de Buenos Aires se repitió en otras ciudades que visitamos, incluido Puerto Montt en Chile. Fuimos a una cafetería, una joven pareja de venezolanos estaba a cargo, nos atendieron a las mil maravillas y uno de ellos comentó que dejar su país no le había sido fácil, que todavía estaba subiendo una difícil cuesta pero que estaba satisfecho de haberse librado de un régimen que destruía a la gente.

Cierto que nadie aprende por cabeza ajena, sino Venezuela, que con extrema generosidad recibió a miles de cubanos no habría caído en la trampa de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, sin embargo, la funesta experiencia venezolana le queda más próxima a todos los países sudamericano que la cubana, de la que evidentemente varios pueblos latinoamericanos no han querido aprender cuando siguen respaldando a los políticos que usan como bandera su alianza con el castro chavismo.

La crisis humanitaria provocada por el régimen chavista es una ventana abierta a todos los que quieran conocer cómo se destruye una nación y cuáles son los métodos más apropiados para, como dice el intelectual cubano Dagoberto Valdés, causar daños antropológicos a una población, situación que lamentablemente está presente en Cuba y amenaza seriamente a Venezuela.

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.