El retorno del Quinquenio Gris vs. el nuevo cine cubano

Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
 
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Un fantasma y una historía de horror vuelven a recorrer el mapa politico, cultural e ideológico de la mayor de las Antillas: salen de sus tumbas y féretros, una nueva legión de zombies/talibanes, con su conde Drácula; recorren todos los rincones del archipiélago, para repetir con sus orgías, las memorias draconianas de hace más de cincuenta años, - en aquel virtual 1968.- de una gran tragedia cultural que socavó los cimientos la cultura comunitaria y a las élites de los artistas e intelectuales criollos.

Es un retorno a lo peor de lo peor del recuerdo de un Santo Oficio inquisitorial de la utopía ortodoxa, del dogmatismo, el esquematismo, la burrocracia represiva del castrismo, y la vuelta atrás de la tuerca sin hilos de rosca, girando alrededor del cadaver putrefacto del realismo socialista, con sus Fray Don Tomás de Torquemada/Andréi Zhdánov y el icono espectral de Stalin.

Ese espectro es el decreto-Ley No. 349/2018, aprobado por el Ministerio de Cultura y el Consejo de Estado y de Ministros, bajo el visto bueno de su presidente Miguel Díaz-Canel Bermudez, derogando al"moderado" Decreto No. 226, de 29 de octubre de 1997. Su vigencia y visto bueno de vigor comenzará en el mes de diciembre/2018.

Pretende una regulación extremista y radical de los pocos visados legales de libre expresión, marketing, contratos, convenios y de libre albedrío de toda la actividad creativa en los profesionales y aficionados del ramo, para conducirlos y reelegarlos a un páramo/ghetto cultural, con medidas similares a las leyes de Nuremberg que el nazismo aplicó al sector ilustrado hebreo germano durante la larga noche del hitlerismo en la entonces culta nación paterna de Wagner, Heine, Brecht y de Frizt Lang, o en el peor recordatorio del verdugo stalinista Zhdánov que flageló y estigmatizó en las Lubiankas y en los gulags siberianos a la crema y nata de la intelectualidad soviética disidente en las Lubiankas y los gulags siberianos de la era del culto a la personalidad del Caudillo o del inmovilismo y estanca- miento de Leonid Brezhnev.

El lector cubano del presente debe y tiene que rememorizar a uno de los grandes de la literatura rusa y soviética como lo fue el narrador Varlam Tijonovich Shalamov(1907-1982), cuyo texto, hoy un clásico de la literatura disidente, Relatos de Kolima, constituyen un condensado de cuentos y relatos, testimonio cruel, desnudo y desgarrador de la era termidoriana del stalinismo en los campos de deportados del sistema penitenciario político, el Gulag, durante las grandes represiones.

Las protestas y pronunciamientos que se han alzado sus voces en la nueva generación de promotores postfidelista, no se ha hecho esperar; es muy profundo el clamor y las declaraciones de reconocidas fíguras, con recogidas de firmas de ¡NO! al decreto 349, muchos de ellos recien victimizados como el afamado cineasta Juan Carlos Cremata Malberti, represaliado y separado de su labor teatral y cinematográfica, debido a una atrevida puesta en escena, no hace tanto tiempo.

Un viejo cinéfilo y lector de la localidad centrosureña cienfueguera, al este de esa provincia, en el municipio de Cruces, -una ciudad que hoy no cuenta ni con teatro, sala de video o cines, de apellido Reina, que hoy se aproxima a sus ochenta abriles, al conversar con este autor/comentarista de esta página digital sobre el dilema del decreto 349 me afirmó: (...)"Se avecinan negras tormentas peligrosas para los pocos espacios liberales de la cultura nacional.

Veo regreso de neostalinismo y del inso-portable realismo socialista a lo cubano en las artes. Se aproximan quinquenios o dece-nios más grises, más negros para nuestra cultura que aquel célebre quinquenio gris 1968-1978, sus continuadores hasta 1992, cuando desapareció la guía rectora de la URSS...".

Los lectores y fans del 7mo Arte de habla castellana e hispanoamericana del presente se cuestionarán qué significa el término Quinquenio Gris o Negro, como quieran llamarlo los que hoy peinan canas y profundas arrugas en sus rostros, fueron víctimas y excluidos de sus profesiones por decisiones arbitrarias del castrismo.

Pero para los más jovenes, esa expresión no dice nada de nada: porque no lo vivieron en aquella etapa del ascenso fidelista en la entonces sociedad socialista sovietizada cubana, que llevo al radicalismo extremista, el dogma y la doctrina educacional y cultural, copia al carbón de un entonces ya decadente e inaceptable realismo socialista soviético, pese al inmovilismo impuesto, ya no era del agrado y rechazado por la cultura de masas en Occidente, hace más de 50 años, desde aquel convulso 1968.

Dedicar un relato más minucioso y exploratorio de la etapa 1968-1992, y extendiendolo hasta la actualidad, conllevaría un ensayo casi novelado, que no se puede resumir en un solitario artículo, por muy condensado que se quiera redactar, dejandole posibilidades para reflexiones en otros encuentros o sumarios que faciliten en estas páginas.

Al relacionarse con los avatares diegéticos y populistas del cine cubano post 1959, partiendo de la polémica y el affaire del documental free cinema o vérité, mundialmente escandaloso PM, para los tetrarcas galileos del consorcio estatal fílmico, realizado en 1961 por Orlando Jiménez Leal-Saba Cabrera Infante-Néstor Almendros en el margen televisivo del suplemento cultural Lunes de Revolución, cuyo veto de censura del Dr. Mario Rodríguez Alemán-Alfredo Guevara Valdés, prohibición que originó protestas y rechazos de todo el sector cultural liberal o moderado, en los tres foros asamblearios de discusiones y debates en la Biblioteca Nacional José Martí en junio de 1961 y culminó con la verborrea seudoreformista (para calmar los animos exaltados en las reuniones previas al Primer Congreso de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC.), Castro Ruz en su demagógico discurso "conciliador" titulado Palabras a los intelectuales, advirtiendole a toda la élite ilustrada del patio con su consigna/amenaza fantasma:"¡Con la Revolución todo; en contra, nada!"chantajeando los valientes y respetuosos planteamientos del poeta y dramaturgo Virgilio Piñera de los temores a la censura y intransigencia del peligro frente al dogmatismo neostalinista que ya presagiaba su hegemonia estética.

Fue la tregua-preludio depresivo que el Máximo Líder preparó en silencio para luego desatar su huracán de terror, segregación y exterminio espiritual sobre la élite intelectual de los decenios republicanos, acabar con el liberalismo burgués e imponer la nomenklatura del dogmatismo de los neostalinistas.

El tigre esperó hasta 1968 a su asalto final. Ese año fue el momento precisado por la nomenklatura monopartidista del castrismo para iniciar la escalada del terrorismo rojo de estado, soltando a sus perros rabiosos en ofensiva contra la última línea defensiva de todos los segmentos del mundillo de escritores y artistas liberales para amordazarlos con sus grilletes y cadenas, degradándoles a la ínfima categoría de dóciles carneros.

La Gran Ofensiva revolucionaria de marzo 1968, con la intervención de las restantes últimas empresas privadas del comercio minorista industriales y artesanales, paso decisivo hacia la total sovietización neocolonial en la órbita No.13 del sistema imperialista-socialista de la URSS en la isla.

Se iniciaba la réplica ofensiva del remake de la Revolución Cultural de 1966 al calco del modelo del Gran Timonel Mao Tse Tung/Zedong, un acto suicida y riesgoso de una táctica política dictatorial, con una visión del mundo basada en el recelo extremo de la utopía, la maldad, la mediocridad y los deseos de desgraciar vidas, obras y trayectorias de fíguras rivales o de disidentes potenciales, a lo Boris Pasternak o Alexandr Solzhenitsin: el pavonato o la pandilla de transfugas dogmáticos agazapados y atrincherados como falsos profetas bajo seudonimos baratos(Leopoldo Ávila era el más popular.), bajo la egida de los editoriales y las columnas de la revista Verde Olivo, órgano y vocero oficialista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, las FAR, bajo el mando unipersonal de Raúl Castro Ruz.

El pavonato, en alusión a su máximo ideológo, Luis Pavón Tamayo, la versión inquisidora y el verdugo comisarial tipo Andréi Zhdánov/Andréi Vishinsky, las dos grandes estrellas del cabaret y la feria de vanidades de las purgas y masacres del terror stalinista, entonces ocupando un alto puesto en la Dirección Político-Ideológica, Cultural y Educacional de las FAR, fue el torpedo utilizado para penetrar el realismo socialista en la política cultural cubana; uno de esos títeres de roja y negra cachiporra y orquestador promocional de los círculos dogmáticos, donde cobraban fuerzas la idea maniáco-depresiva de que las "discrepancias estéticas ocultaban discrepancias políticas contrarrevolucionarias...", y "lo que entiende todo el mundo, es lo que entienden los funcionarios, los burocratas, los mediocres o los oportunistas".

Como decía irónicamente en su meditar kafkiano Ernesto Che Guevara de la Serna. Pero Pavón Tamayo era uno de los testaferros más mediocres y un cancerbero de décima categoría, recibía ordenes de"Arriba, "de superiores jerárquicos de las altas esferas y la nomenklatura del Partido Comunista de Cuba y entre ellos estaban: Antonio(Tony)Pérez Herrero, Carlos García Trápaga, Carlos Aldana Escalante, muy relacionado con Anibal Escalante, sus compinches de esa pandilla de gangsteres ideológicos que le escoltaban eran Jorge(Papito) Serguera, exdirector del Instituto Cubano de Radio-Televisión(ICRTV), muy mal recordado por la censura en los medios de la música moderna cubana y la difusión del rock and roll anglosajón e internacional en la TV cubana: Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Paul Menéndez, Raúl Gómez y sus Bucaneros, Santiago Feliú, Meme Solís, Elvis Presley, The Beatles, The Rolling Stones, Bob Dylan Yardbirds, Bad Fingers, Armando Quesada, al frente de la Dirección de Teatro del consejo Nacional de Cultura, CNC, del cual Luis Pavón Tamayo fue su presidente en la era de máximo terror cultural en el decenio de los setenta, el Dr. Mario Rodríguez Ale-mán, El Ivan El Terrible, primer rector que tuvo el Instituto Superior de Arte, ISA, en 1976, Osvaldo Navarro, expresidente de la UNEAC; el"maestro" Antonio(Tony) Taño en el mundo musical de la empresa de grabaciones y ediciones discográficas.

La EGREM, quizo devaluar de categoría al Gran Bardo del Danzón Barbarito Diez, cuando dirigió la Comisión de evaluaciones profesionales de música, y hizo zafra devaluando de categoría profesional a excelentes musicos de la Orquesta de Música Moderna del show del cabaret del Hotel Jagua en la Ciudad de Cienfuegos, en el caso del gran cantante Pedro Yeras, un gran crimen cultural, botandose de peligroso y de matón barato con los maestros Adolfo Guzmán, Rafael Somavilla, Manuel Duchesne Cuzán y hasta querer segregar por diversionismo ideológico al gran compositor Leo Brower, se han olvidado tantas desgracias y tragedías, que la odisea sufrida por el excelente pianista, arreglista, cantante y compositor Meme Solis, creador del afamado conjunto vocal Los Memes, integrado por Farah María, Miguel Ángel Piña, Héctor Tellez, fue excomulgado por pedir la salida del país, fue expulsado de su actividad y mandado a trabajar en una fábrica de envases de madera, hastan su salida definitiva de Cuba en los años ochenta.

Cuando asomó la oreja malvada, peluda de la política de la llamada"parametración, "( en adelante reflexionaremos en el concepto canallesco stalinista de ese término ofensivo), la represión, el ostracismo, el silencio y la amnesía criminal colectiva, luego en mascarada carnavalera, la siembra y la Gran Cosecha Roja del realismo socialista ruso-soviético, germinaron el terror y una confusión de rumores, ruidos e insinuaciones viles en medio de acontecimientos convulsos nacionales e internacionales, que afectaron a nuestra sociedad tradicionalista, encubiertos del más nefasto y negro populismo demagógico.

Los conflictos incubados en la década del sesenta en el seno gubernamental revolucionario tenían cierta similitud a lo transcurrido en los decenios del 1930, 1940, 1950 y 1960 entre los periodos del culto dictatorial a Stalin, el deshielo y al etapa del inmovilismo estancado en la desaparecida Unión Soviética: las pugnas del sectarismo de Anibal Escalante, el proceso y condena de la Microfracción en 1968 de ese sectarismo neostalinista durante la purga de los viejos cuadros del antiguo Partido Socialista Popular(comunista, PSP.).

También los duelos -polémicas sostenidos en 1963 entre los dirigentes Blás Roca Calderio y Alfredo Guevara Valdés en la prensa de la época en torno a la exhibición de filmes"burgueses"de Europa Oeste y Suramérica: La dulce vida de F. Fellini, Accatone y Mamma Roma de Pier Paolo Passolini(Italia.); El ángel exterminador(México) de Buñuel, y Alias Gardelito(Argentina.) de Lautaro Murua; la desintegración del equipo editorial/redacción del tabloide cultural "Lunes de Revolución"del mismo diario"Revolución"del binomio Cabrera Infante-Carlos Franqui; la desaparición de la Editorial El Puente, vehículo reevindicativo del feminismo, el orgullo gay/homosexual y los reclamos de autores afrocubanos marginados por el castrismo; las huellas de muertes, cicatrices y torturas dejadas por el establecimiento de nuevos modelos de campos de concentración de estilo nazi-stalinianos.

Asimismo las Unidades Militares de Apoyo a la Producción, las UMAP; la enorme población penal de presos políticos y de conciencia anticastristas-cifra que alcanzó 100.000 prisioneros en las cárceles y ergástulas en el gulag caribeño.-; el fracaso y derrota del movimiento guerrillero castrista por todo el sur americano del continente, cuyo climax fulminante fue la muerte del Che Guevara en Bolivia en 1967; el desastre y colapso de la economia isleña con la zafra azucarera de los Diez Millones de toneladas en 1970; la invasión de tropas de la URSS y del Pacto de Varsovia, al intervenir en el proceso reformista de Checoslovaquía, la Primavera de Praga, aplicando la Doctrina Brezhnev; la guerra psicológica desatada contra los intelectuales liberales en los artículos bajo seudónimos de Leopoldo Ávila, publicados en la revista Verde Olivo, estimulando la histeria de terror rojo, rechazo institucional de dos libros y de dos autores premiados en el concurso literario de poesía Julian del Casal de la UNEAC: El drama Los siete contra Tebas, de Antón Arrufat y el poemario Fuera de Juego, de Heberto Padilla Alfonso, más el clima de hostilidades que suscitó en la burocracia represiva homofóbica, la publicación de la novela Paradiso en 1966, del poeta del movimiento Origenes, José lezama Lima, debido a su supuesta"exaltación"al homoerotismo (llegó a divulgarse que los volumenes y sus ejemplares fueron recogidos y censurados en bibliotecas y librerias.).

Para llegar a la cúspide de institucionalizar en los debates del I Congreso de Educación y Cultura en abril de 1971, la más venal, absurda y genocida política educativo-cultural de la"parametración, "aplicación dual nazistalinista consisten en excluir, separar y segregar de sus puestos y labores profesionales, docentes o académicas a artistas, literatos, filósofos, educadores, científicos, etc, por ser invertidos(as) o partidos por el centro(homosexuales, lesbianas), a Testigos de Jehova, predicadores evangélicos o católicos liberales, Adventistas del 7mo Día, librepensadores individuales (como fue y sucedio con el bochornoso estigma del caso, arresto, proceso judicial y confesión de su mea culpa ante camarógrafos del ICAIC y directiva de la UNEAC de Heberto Padilla Alfonso.)

Fue el presagio/comienzo de la ruptura de una "tregua"desde el discurso"Palabras a los intelectuales, "para acreditar una lucha de clases en el poder cultural, justificando eliminar a una generación élite disidente liberal, proeuropea occidental, muy molesta al castrismo.

La entronización del pavonato absolutista por medio de los Guardianes de la Doctrina Utópica, como dogma infalible para reprimir y excomulgar al ostracismo profundo, a partir de ese fatídico Congreso de 1971, quebró en total detrimento el relativo"equilibrio favorítivo" hasta entonces y el anterior consenso de la política cultural, un claro antes y después que siguió al arribo del neostalinismo cultural, imponiendose por decreto y complementaria depresiva de acoso institucional en materia de exclusiones y marginaciones: condenas y cárcel (Reinaldo Arenas), suicidios, exilio e emigración de la mayoría de la élite, convirtiendo el campo intelectual y de las artes en un páramo gulag lunar, aplicando la receta subversiva y de diversionismo ideológico a autores como Virgilio Piñera, Lezama Lima, los cineastas Nicolas Guillén Landrían y Sara Gómez Yera, Belkis Cuza Malé, Severo Sarduy, Calvert Casey, y más.

Las exigencias o"parámetros"de flagelación moral, con la discriminatoria descalificación profesional de individuos no confiables y confiables al Estado revolucionario marxista, bajo la vigilancia estricta de un improvisado (muchas de las veces, esbirros y analfabetos ignorantes, pero fieles mastines a la Utopía ateomaterialista) comisariado cultural, como fue el caso de Osvaldo Navarro al frente de la UNEAC, o de Roberto Díaz u otros seguidores directivos que tuvo el periodico cultural El Caimán Barbudo...(Continuará.)

Comentarios

Cuba 60 años - Parte 3 de 7
[25-01-2019]
Radio Martí, Youtube.com
La reconstrucción de Cuba: Rev. Martín Añorga
[23-08-2018]
Patria de Martí
Ponencia de Alfredo Gómez Llorens
[18-02-2018]
Patria de Martí
Defensoría del Pueblo logra se resuelva problema de regadío a pequeños agricultores
[04-02-2018]
Rolando Pupo Carralero
Cuba Independiente y Democrática
(www.miscelaneasdecuba.net).- Cinco pequeños agricultores se sienten agradecidos por el apoyo incondicional brindado por la Defensoría del Pueblo en San Juan y Martínez.  Ellos no habían podido iniciar la siembra de tabaco porque la bomba de agua no se reparaba.  El grupo de la Defensoría, Yusniel Pupo Carralero, Yordan Pupo Carralero, Edisbel Forteza González y Sandra Haces Ramos insistió ante la cooperativa y ante la ANAP que se le diera una solución.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.