El Marxismo 2.0

Jorge Hernández Fonseca

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- El marxismo convencional es un complejo de postulados que tiene dos grandes vertientes: la vertiente política-filosófica y la vertiente económica. El objetivo marxista de la vertiente política-filosófica es establecer la llamada sociedad comunista, basado en la estatización de la economía, como postula su vertiente económica. También pregona un antecedente: la llamada sociedad socialista. El marxismo establece también dos herramientas intelectuales de desarrollo y práctica político-social: el materialismo dialéctico y el materialismo histórico. Sin embargo, falla en no mostrar cómo crear riquezas, es decir, bienes y servicios, que es su talón de Aquiles.

Todo el militante marxista --en política-- es conocido como siendo de “ideología comunista”. Demostrada la muerte actual del comunismo (hasta la Cuba castrista acaba de eliminar el nombre “comunismo” de su Constitución) sin embargo, ahora sus simpatizantes abrazan lo que denominaremos “marxismo dos punto cero” (marxismo 2.0), “que no es lo mismo, pero es igual”. El objetivo del marxista 2.0 no es ya el comunismo, sino, eliminar la civilización occidental con un revanchismo que los identifica: destruir a los Estados Unidos, denominado “el” “imperio”.

Así, políticos como Lula da Silva en Brasil, Bernnie Sandres en EUA, Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, López Obrador en México, Gustavo Petro en Colombia, todos militantes ideológicos de la llamada izquierda política, no son más que marxistas 2.0. No se dicen comunistas --pero es como si lo fueran-- porque al final son marxistas reciclados que procuran algo similar a lo que buscaban Fidel Castro, Nicolai Ceaucescu, Josef Stalin o Pol Pot.

Como el comunismo fracasó llevándose al basurero de la historia su base marxista, los políticos nostálgicos del sistema totalitario entienden que esos fracasos han sido “coyunturales”. Como no es políticamente correcto actualmente hablar del “comunismo” sin ser repudiado, ahora cambian su discurso adicionando nuevos objetivos inmediatos: la lucha por los derechos de la mujer, el reconocimiento del matrimonio homosexual, la defensa del medio ambiente, entre otros objetivos no políticos, pero que le rinden popularidad y acceso a las minorías “oprimidas”.

Hubo un marxista italiano que pensó cómo modernizar la ideología comunista, Antonio Gramsci, el cual postuló la necesidad de ejercer influencia en los sectores más vulnerables e idealistas de las sociedades occidentales: los jóvenes, los intelectuales, periodistas, universidades, entre otros, con vistas a crear un “estado de opinión puramente marxista”, como forma de horadar las bases filosóficas de la civilización occidental, como su religión cristiana, su filosofía griega, su derecho romano, apoyando veladamente al mundo islámico, atacando las políticas tomadas de la revoluciones francesa y americana, para destruir a Occidente mediante el relativismo moral.

Los Marxistas 2.0 ya no procuran la sociedad comunista, buscan destruir las bases ideológicas de la sociedad occidental, intentando horadar desde dentro sus países más relevantes, Estados Unidos y la Unión Europea. Para ello enarbolan la necesidad de “homogenizar” sus sociedades con inmigrantes de menor desarrollo, mezclándolos con lo más extremista y retrasado del mundo islámico, para introducir la barbarie de los postulados contenidos en la sharía. La Cuba de Castro y la Venezuela de Maduro son los más acabados ejemplos del marxismo aplicado.

Comentarios

Carta abierta al ministro de economía castrista: la economía ya les derrotó
[16-04-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El guión que tiene que leer el ministro de economía castrista, Alejandro Gil, tiene poco que ver con la ciencia y la práctica de los números. O bien se lo cree, en cuyo caso está en el derecho a equivocarse, o bien, engaña, lo que sería mucho peor para todos los cubanos.
Venezuela: peligro de  atasco
[06-04-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
(www.miscelaneasdecuba.net).- Los numerosos países involucrados en la crisis venezolana pueden afectar la solución de la misma si no asisten materialmente a la oposición y desisten de instrumentar sanciones y medidas que limiten las posibilidades de sobrevivencia del régimen de Nicolás Maduro.
La libertad llega junto al pueblo y en la calle
[31-03-2019]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En el desafío político masivo no violento se busca la desintegración de la dictadura y se utilizan diferentes herramientas pacíficas, que son muy útiles en posesión de la población y las instituciones sociales. El tiempo histórico es una inversión correcta. Brotan y confluyen todas las fuerzas. No creo en la casualidad ni en las musas. Ahí están ellos: Trump, Guaidó, Bolsonaro, Duque y Almagro. Las tiranías tiemblan: no por fiebre. Los oprimidos se desbordan de esperanza. La batalla final está en las calles. Cuba y Venezuela serán libres.
Unasur y Celac, herramientas del castrochavismo
[24-03-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La propuesta del presidente colombiano Ivan Duque de eliminar la Unión de Naciones Suramericanas, UNASUR, 2008, debe progresar porque esa entidad como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, 2010, fueron experimentos castrochavistas que progresaron en gran medida por la estulticia de numerosos dirigentes políticos y sociales del hemisferio.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.