Reforma de la Constitución en Cuba: ¿Más de lo mismo?

Jorge Hernández Fonseca
Foto: genealogiadelnictalope.blogspot.com
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- La Cuba castrista --totalitaria e intolerante-- discute ahora tres grandes cambios nada menos que en su Constitución: Autorizar la propiedad privada, reconocer la economía de mercado y eliminar la palabra “comunismo” para referirse a los objetivos nacionales. Claro que no se refiere a dar libertades, democracia política o derechos humanos, civiles y políticos como todos desearíamos. Pero tampoco debe decirse que es “más de lo mismo”, en un país en el que “no ser comunista”, reclamar “propiedad privada” o defender la “economía de mercado”, era un insulto a la patria, una traición social y una segura reeducación por un grave desvío ideológico.

La reforma constitucional que lleva a cabo la Cuba castrista deja intacto el control político de la dictadura así como el control social que mantiene contra los cubanos. Su objetivo es liberar parcialmente los controles económicos. Los opresores cubanos han hecho énfasis en una apertura mayor al capital extranjero y no está claro si el capital de origen cubano en el exterior será también autorizado a entrar en la isla. Así las cosas, la reforma pretende abrir parcialmente su economía, al estilo de los chinos y vietnamitas, yendo a una economía de mercado.

De manera que, los comunistas cubanos, conscientes de que la estatización socialista fue un fracaso, quieren basarse en las ventajas de la propiedad privada junto a la aplicación de los mecanismos de la economía de mercado –que no es más que el viejo y buen capitalismo-- para entonces mantenerse en el poder usando el mecanismo productivo de sus enemigos políticos. Al eliminar el término “comunista” en la constitución, la “dictadura del proletariado” pierde el apellido y pasa a ser una dictadura pura y dura, sin las justificativas ideológicas comunistas.

La reforma constitucional actual en marcha lo que pretende es reformar su economía socialista, llevándola al capitalismo, sin decirlo de esa forma. Probablemente no permitirán de inicio a los cubanos de la isla ser “empresarios” (a los cubanos en general la revolución castrista nunca los ha respetado) pero autorizarán a los “explotadores” foráneos entrar en Cuba --si deciden arriesgar su capital y prestigio-- negociando con la dictadura. Es un primer paso. Estimo que el desarrollo social futuro avanzará sobre la marcha, con la desaparición de los “revolucionarios históricos” y la existencia de estos puntos ya en la constitución será acicate para otros cambios.

El dictador de Norcorea también pretende hacer en la economía de su país algo similar al esquema chino o vietnamita, para paliar el hambre de su pueblo. Por eso hizo un esfuerzo atómico con vistas a recibir garantías de EUA para una “estabilidad política”. Fidel Castro en vida se hubiera opuesto a esta reforma de Raúl, precisamente porque siempre temió un paso de este tipo sin garantía política de subsistencia. La pregunta obligada para la Cuba castrista actual es esta: ¿Daría EUA --como dio a Norcorea-- esas garantías políticas al castrismo?

El análisis perspectivo es que si EUA entra con inversiones en la isla, los ejemplos de China y Viet Nam demuestran la posibilidad de éxito material y productivo dentro un país con dictadura comunista cuya economía sea capitalista, como lo sería Cuba. Algo así encaminaría el problema material al interior de la isla, pero sin libertades, ya que la dictadura se reforzaría. Así tampoco se cumplirían los sueños martianos de libertad irrestricta para todos los cubanos.

Comentarios

Maduro, Chávez y Fidel Castro
[18-08-2019]
Angélica Mora
New York
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El sacerdote venezolano, José Palmar, hoy en el exilio, teme por su vida. Sabe tantos secretos de Miraflores -que se acumulan desde los tiempos de Hugo Chávez- que está consciente que puede ser atacado por partidarios del régimen de Nicolás Maduro en cualquier momento, en Miami u otro lugar por donde él transita.
Foro Sao Paulo, política y crimen
[06-08-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad no descansan. Siempre están al acecho, en busca de oportunidades que les permitan controlar sociedades y gobiernos y el Foro de Sao Paulo, más allá de su efectividad desestabilizadora y antidemocrática, es el instrumento internacional más vigoroso en el hemisferio que poseen los liberticidas.
Fidel planeaba esclavizar a los trabajadores cubanos desde el principio
[30-07-2019]
Huber Matos
Huber Matos a la derecha y Fidel Castro a la izquierda en la entrada a La Habana en enero de 1959. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Por décadas se ha debatido sobre el fracaso económico del castrismo, señalando que es el resultado de la estatización de la economía cubana. La pobreza de los trabajadores cubanos es consecuencia de tal centralización, que sería o es el resultado de la aplicación del marxismo-leninismo.  Sin embargo el control directo de la economía por parte del estado obedece a la necesidad de mantener a los trabajadores en un estado de obediencia y servilismo que no les permitan tener otra necesidad que la supervivencia material. 
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista
[30-07-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista (1). El derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la URSS dos años después, no significó la caída del comunismo. El comunismo se mutó. El dictador cubano Fidel Castro fue el arquitecto y autor intelectual del rescate del comunismo internacional. (www.miscelaneasdecuba.net).- La Unión Soviética (URSS) no inventó el comunismo, pero sí fue el primer Estado moderno en implementar exitosamente este sistema. La versión del socialismo/comunismo que sobrevivió la guerra entre las facciones de las internacionales del siglo XIX fue la pseudocientífica que confeccionaron Karl Marx y Friedrich Engels.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.