Nosotros no fuimos responsables del deterioro que determinó el cierre de los centrales

CID
Central azucarero en ruinas. Foto del autor.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Por medio de la presente, como ex trabajadores del sector azucarero de la provincia de Santa Clara, denunciamos el maltrato y la falta de respeto y de consideración de que hemos sido objeto, al reclamar nuestros derechos.  Hemos desempeñado labores en los centrales Carmita (Camajuaní),  Batalla de Santa Clara (Vuelta) y Puri  (Encrucijada), hasta que esos centros de producción fueron desmantelados.

Nos ubicamos en el grupo etario de 60 años y estamos próximos a la edad promedio de retiro pero a causa de que nuestro nivel educativo es de apenas sexto grado no encontramos trabajo para en 5 años podernos jubilar.  Al momento del cierre de nuestros centros de trabajo, no se tomó en cuenta los años de trabajo que hemos acumulado ni se consideró cómo mantendríamos a nuestras respectivas familias.  Nosotros no fuimos los responsables de que los centrales llegaran al grado de deterioro que determinó su cierre, ni somos responsables de que la calidad de la caña no sea la adecuada.  De modo que exigimos que se nos respete como personas y como trabajadores y que se considere nuestra antigüedad laboral. Asimismo, demandamos justicia laboral.

Sin otro asunto que tratar, esperamos que nuestro caso se tome en cuenta y se nos dé pronta respuesta.  Rautilio Méndez Cruz, con CI: 54071936463, domicilio legal calle Varela número 11236ª, Camajuaní, Santa Clara; Rafael Pompa Milanés, CI: 57102101443, domicilio legal en Finca la Bonita número 162; Apolonio Rubén Shut Pricrint, CI: 50010727850,  domicilio en calle Martínez número 66350, Encrucijada, Santa Clara.

Por la Defensoría del Pueblo: Ivonne Lazo Abreo, Olaida del Castillo Trujillo, René Ricardo Valdés, 12 de junio de 2018.   Enviada al Ministerio del Azúcar, La Habana, Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, La Habana.

Comentarios

La Unión Europea y Cuba: ¿Qué hacer?
[21-07-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba.  –  El renuevo político de los altos cargos del bloque hace viable el establecimiento de nuevos términos para sus relaciones con La Habana.
Díaz-Canel, con sus manos manchadas de sangre
[21-07-2019]
Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En realidad sabemos el resultado que los castrocomunistas esperan: continuar con el poder político y económico centralizado en el país.
¡Con qué Internet, eh!
[11-07-2019]
Ramón Díaz-Marzo
Periodista Independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La Habana Vieja -¿Qué me importa a mí que el gobierno de los Estados Unidos de América haya aceptado establecer un cable de fibra óptica desde su país hacia Cuba? ¿Para qué yo quiero un cable de fibra óptica capaz de soportar 160 millones de conexiones simultáneas: telefonía, canales de televisión, radio, y conexiones a la Internet? ¿Es que acaso creen que soy bobo, que me dejaré quitar el poder sin disparar un tiro?
¡Bombas contra Cuba castrista!
[11-07-2019]
Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En mi caso particular seguiré trabajando en el Proyecto Emilia y cuando lleguen las vicisitudes de la Cuba kosovar, mantendré la firmeza con la paz, pondré la otra mejilla y si tengo la oportunidad haré una de las mejores cosas que bien se realizar con mis manos: sanar y salvar. La luz perpetua de la libertad morará en Cuba.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.