Yumisleidis Smith

Martín Guevara Duarte
Escritor

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- A todos mis queridos amigos cubanos que están aplaudiendo la diáspora más cercana al corte hitleriano, que una democracia probada se puede permitir con los inmigrantes y sus niños que no tuvieron la “suerte” de ser gobernados por un comunista como Fidel Guarapo Castro en sus países de origen, para que EEUU les diese un exquisito trato de favor, les quiero dar una idea sustancialmente mejor.

Háganse notar más por los WASP, los red neck, el KKK, escriban, vociferen, llenen de grafitis las ciudades pidiendo que cuelguen, quemen, descuarticen en la plaza pública a todos esos sucios latinoamericanos comedores de yuca, de arroz, de frijoles, de porquerías repletas de azúcar, bebedores de cerveza, de ron, de tequila, bailadores de ritmos salvajes, selváticos, de gestos groseros, soeces, portadores de barrigas obscenas llenas de grasa resultado de su previa acumulación de hambre en el ADN y de gula en el hipotálamo.


Y puede que subiendo así la parada, mostrándose lo más insensible, basura e inmundicia nazi que puedan, es posible aunque no probable, que los norteamericanos de ojos azules, aunque sea por misericordia y lástima los incluyan en algún sub sector de su bando, y hasta quizás les concedan el honor, el incomparable privilegio de llamarse Smith o Tailor, o sea herreros y sastres, nada de pasarse y pedir apellidos nobles, pero piénsenlo bien: aunque les cediesen el privilegio de llamarse "moco" en inglés ¡Estaría cumplido el mayor sueño!

Exijan la pira y la picota para todo inmigrante, eso sí, quédense en Miami, porque si sacan un pie de ahí no hay tarjeta verde, permiso de estancia, pasaporte ni dios devorador que los vaya a salvar de que esos mismos WASP (White Anglo Saxon Protestant), persuadidos por vuestras encendidas proclamas, terminen por colgar, quemar y ahogar a todo Yusnaby y Yumisleisis como a sus primos Gómez; no esperen de quienes creen que Islandia está en la Antártida que hagan distinciones imperceptibles casi hasta para Babalú Ayé, ellos sólo buscarán a los de piel marrón y grasosa, que hablan manoteando con sonidos guturales, escuchan zurullos y se mueven como orangutanes, visten indumentaria de payaso, portan estatura de chimpancé, e ingieren sancocho como condenado a muerte. 
 
Regla de imprescindible cumplimiento: no salir de Miami, ya que no les pedirán identificación antes del linchamiento y jamás se enterarán de la reciente concesión de su rebautizo como Smith y Tailor.
Tras hacerles esta encarecida recomendación, me gustaría apuntar al margen  que mi rebeldía contra cualquier injusticia la aprendí de mi padre, mi madre, mis abuelos, pero sobre todo se me hizo carne en la vida cotidiana en Cuba, gracias al carácter justo de mis amigos, a la solidaridad, la hermandad con los más jodidos que siempre fue sello distintivo de "cubanía" y acaso sea eso lo que más duele ver perder por un eventual trueque del alma por un puñado de dólares o un gramo de ternura del capataz. 

¿Será que el terrible desprecio al que sometió a su pueblo la abominable cúpula de la "Involución cubana", privilegiando a cualquier extranjero sobre todo ciudadano cubano, habrá germinado en reproducir hoy allí donde puedan, el mismo odio contra los más débiles?

Comentarios

Luchemos por una sociedad próspera, justa y libre
[17-09-2018]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Tras casi 60 años de dictadura castrista en Cuba dista mucho de poseer una sociedad próspera, justa y libre. Lejos de verse el progreso, se destaca la destrucción, el deterioro, la corrupción, pobreza y la miseria. 
Decreto No. 349, una mordaza a la creatividad intelectual 
[17-09-2018]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En una reunión con intelectuales cubanos en 1961, Castro les expresó: "Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada". Este fue el inicio del límite a la creatividad intelectual y la muerte de la libertad de expresión y de pensamiento en la Cuba socialista.
La productividad y la eficiencia está en los "patios y solares" de Cuba
[14-09-2018]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Poco a poco trascienden informaciones hilarantes sobre el estado de la economía cubana, que vienen a confirmar lo que ya sabíamos. Los temas económicos bajo un sistema como el que existe en Cuba desde 1959, no tienen solución. Los experimentos que se han realizado en el país, a expensas de la población que contribuye en exceso a los mismos, han sido un rotundo fracaso. Culpar a los otros de todo ello es infantil, pero además, tiene una carga demagógica que ya no se sostiene.
Los sucesos de la Puntilla: el sistema comercial castrista no da para más
[13-09-2018]
Elías Amor
Economista
    (www.miscelaneasdecuba.net).- Granma, diario oficial comunista de Cuba, dedica hoy un extenso artículo a los sucesos denunciados en la tienda La Puntilla de la corporación Cimex en Playa, La Habana. Lo de menos es el incidente en sí, que se puede consultar en el diario y en el blog “La pupila asombrada”. Lo de más es que Cimex es una corporación que posee en Cuba 1.600 tiendas y más de 34.000 trabajadores. Un conglomerado económico de notable importancia, propiedad del estado, que es incapaz de cumplir con sus objetivos. El por qué. Una vez más tenemos que recurrir al modelo económico existente en Cuba. No queda más remedio. Puede parecer repetitivo, pero es que no hay otra forma de explicar lo ocurrido.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.