La Masacre de la Ceiba

Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- El desgarrador testimonio de Aldo Chaviano Rodríguez, guerrillero del Escambray contra la dictadura totalitaria, es una dolorosa muestra de la crueldad y vesania del castrismo,  que el escritor José Antonio Albertini relata con visos de ficción en su obra atemporal "Un día de Viento".

Chaviano y 23 compañeros, recibieron una petición fiscal de pena de muerte en los pabellones de Isla de Pinos, meses después fueron trasladados para Santa Clara, con excepción de Cristóbal Airado, a quien le dijeron: “te salvaste de una buena”. La condena había sido dictada antes del juicio.

Permanecieron en el G-2 de Santa Clara varios días. Fueron separados del grupo Makario Quintana Carrera, “Pata Plancha”, y Aquilino Cerquera, al día siguiente, los 21 restantes fueron conducidos al campo de concentración de El Condado y encerrados en una celda.

Les entregaron una nueva petición fiscal también con pena de muerte. Horas después, cuando almorzaban, fueron informados de que era su última comida  a la vez les mostraron los cadáveres de Quintana y  Cerquera, que antes de ser fusilados fueron paseados por la ciudad de Trinidad en un camión con alto parlante que invitaba a la ciudadanía a presenciar la ejecución de los dos prisioneros.

Al día siguiente fueron conducidos a la Torre vieja de Iznaga, hasta un campamento militar en el que hicieron la caricatura de juicio. Los 21 fueron sentados en el comedor de la base, el fiscal del Tribunal Militar fue  el sádico y brutal Humberto Jorge, presidía el capitán Pinto Abeledo, el resto eran comandantes, capitanes, todos oficiales de tropa y del G-2,  más de quinientos guardias de custodias y varias mujeres y hombres como testigos de cargo.

Llegó un camión con las cajas en las que iban a ser sepultados y les dijeron: "miren, para que las vean, ahí están", según Chaviano el objetivo de aquella exhibición era para ver si alguno de los acusado se atemorizaba, pero afirma que no fue así, "que la gente se portó muy bien".

Cuenta que el juicio duro doce horas y que les dieron agua en una latica con un palito, permanecían amarrados a la espalda y un miliciano les aguantaban por cada mano aunque estaban atados, recuerda que como a la una de la madrugada el tribunal se retiro para deliberar, regresó quince minutos después, anunciando la sentencia a muerte de 21 personas, pero Chaviano rectifica su relato al decir que fueron 23 las condenas, porque allí  también se celebró el juicio de los dos que habían sido fusilados con anterioridad.

Les informaron que tenían derecho a apelar, supuestamente las apelaciones se decidían en un tribunal superior en la capital, pero en pocos minutos regresaron con la sentencia definitiva, seguían atados a las espaldas en plena madrugada y entre las lomas en las que habían peleado contra el comunismo, las sentencias fueron dictadas una a una, recuerda Chaviano que en aquella interminables relación de condenados a muerte escuchó su nombre, tenía 20 años, y el de Eladio Romayor Díaz  con una sentencia de 30 de prisión de los cuales cumplió 26.

Pudo conversar con dos de los que iban a fusilar, Líster Álvarez y Blas Rueda quien le dio una cosa para su padre que pudo entregar 26 años después al hermano de Rueda.

"A los diez y nueve hombres los amarraron pegados a la cerca. Empezaron a gritar “abajo el comunismo” y varias cosas más. Ellos llevaron para que presenciaran la ejecución  a los acusadores, testigos, a todo el público. Pusieron tres camiones para alumbrar el lugar escogido para la matanza, cuenta que hubo muchos disparos,  y el tiro de gracia nunca fue uno, menciona a  Carlos Brunet, uno de los fusilados, que quedó de pie aunque recibió muchos disparos, comenta, “a veces  no te dan bien y no caes. Fueron una tonga de tiros, si no te vas con uno, te vas con dos, con tres. Participaron varios oficiales, no es eso que tú vez en películas. Los comunistas no hacen eso, a ellos les conviene  poner una pila de oficiales.  Ellos les tiraron con armas automáticas a todos". 

Comentarios

El exceso de inventarios en la economía castrista: un problema sin solución
[17-01-2019]
Elías Amor
Economista
Hoja de inventario. Foto: commons.wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Me refiero en este post a la entrevista en "Trabajadores" del ministro de economía y planificación castrista, Alejandro Gil Fernández, que dijo una serie de cosas que merecen una reflexión, porque apuntan al origen de los graves problemas de la economía cubana.
A propósito del fracaso de la inversión extranjera en Cuba en 2018
[13-01-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las autoridades comunistas de Cuba, entre ellas el propio ministro del ramo Malmierca, han reconocido el papel clave de la inversión extranjera para el desarrollo de la economía. Y como las cifras no acaban de ir bien, al final siempre se acaba culpando de todo al “bloqueo de EEUU”. Eso siempre, por supuesto, no puede faltar en cualquier diagnóstico.
Avancemos por el camino hacia la libertad
[11-01-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
(www.miscelaneasdecuba.net).- Mirar hacia adelante. Actuar enfocados en avanzar la causa libertaria para erradicar la sexagenaria tiranía. Esa ha de ser la meta de todos.
El rostro de Cuba que destruyó la revolución
[09-01-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los comunistas que dirigen Cuba desde 1959 no tienen otra cosa que la propaganda y la desinformación para ganar algún espacio de debate. Y como carecen de planes de futuro solventes para la economía cubana, se ensañan con descripciones del pasado que no hacen otra cosa que ir en contra de la historia.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.