Delegados de la ASIC en Santiago de Cuba  rindieron homenaje a sindicalistas asesinados y encarcelados 

Daniel Perea García
Promotor de la Corriente Martiana
Miembros de la ASIC en Santiago de Cuba el día del homenaje a los sindicalistas Felipe Novea y J Goicochea Q, de izquierda a derecha: Yúniorº   222, Daniel Perea y Marcos a Goicochea(nieto del sindicalista Juan Goicochea Q). Foto del autor.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Delegados de la ASIC en Santiago de Cuba rindieron homenaje a sindicalistas asesinados y encarcelados dentro de lo llamado Proceso Revolucionario Cubano de 1959. 

“¡Los que quieran ir a la Huelga que vallan; pero el puerto no se puede parar!”.

  Año 1957, es elegido como jefe del gremio de Braseros y peones del Puerto de Santiago de Cuba el sindicalista Juan Goicochea Quintana, luego de ser asesinado su predecesor  Felipe Novea por miembros del Movimiento Veintiséis de Julio, en represaría a reiteradas declaraciones en contra de los actos terroristas perpetrados por esta organización en medio de lo dado a llamar “Revolución Cubana”.

  El nueve de julio de 1957 desde la Sierra Maestra por las ondas de Radio Rebelde se convoca a todos los trabajadores del país en la voz del comandante de las fuerzas rebeldes Fidel Castro Ruz, a una Huelga General.

  -¿Qué hacer? se preguntaban los obreros del puerto, ante la posibilidad de tener problemas con la patronal por participar en dicha Huelga o tenerlos con la nueva fuerza revolucionaria que se perfilaba pujante aunque también “letalmente persuasiva” o simplemente participar y contribuir con esta acción de desobediencia civil a precipitar el término de una guerra que desangraba y aterrorizaba el país desde hace casi dos años para de nuevo ganarse el pan en paz  y en democracia, como prometían aquellos jóvenes barbudos de la sierra. 

  Es aquí donde el recién estrenado líder sindical Juan Goicochea, lanzó la frase que cortó aquel nudo gordiano y ante todos sus trabajadores reunidos declaró:

-“¡Los que quieran ir a la Huelga que vallan; pero el puerto no se puede parar!”.

  Pero aquella revolución que desde sus inicios se daba a conocer por su carácter absoluto, nunca le perdonó  tal atrevimiento y más debido al fracaso de dicha huelga; no se hizo esperar la represalia y la emisora Radio Rebelde desde el corazón de la Sierra Maestra lanzo a través de sus ondas la primera amenaza:

-“Y al sindicalista Juan Goicochea les serán ajustadas sus cuentas”.

   A los pocos días del anuncio, irrumpen en su casa un comando del movimiento veintiséis de julio al mando del que fuera luego capitán del ejército Rebelde Pepín Quiala, pistola en mano con la misión de ejecutar al sindicalista objetor, donde los gritos despavoridos de su esposa e hija ponen en alarma al vecindario, evitando así que el “ajuste de cuentas” se llevara a término.

  Poco tiempo después en la calle Trocha y carretera del Morro sufre otro atentado, pero esta vez  con un artefacto explosivo colocado debajo de su jeep del cuarenta idos, la suerte de nuevo le fue propicia y logra sobrevivir.  

   Pero el destino siempre se esmera más con los románticos. Una noche dos jóvenes revolucionarios perseguidos por la policía batistiana, luego de saltar varios techos deciden refugiarse en la misma sede del gremio de Braseros y Peones, pero son delatados y de inmediato rodeados por la policía, donde el jefe de la patrulla ordena localizar de inmediato al responsable del local, que sería nuestro sindicalista Juan Goicochea, el cual bajo coacción de las autoridades entrega las llaves y  esta abre el local; después de una corta refriega a tiros entre policía y revolucionarios estos ya sin municiones se rinden y de inmediato son apresados; Goicochea exige a las autoridades que los jóvenes sean trasladados al cuartel debido a que fueron encontrados en su local  por lo cual él debía testificar; con la esperanza así de ser llevados a juicio y no torturados y asesinados, que era lo usual en estos casos y tiempos; entonces son desmontados del auto perteneciente al (BRAC) una de las instituciones recogidas en la historia de Cuba como la más sanguinarias durante todo este proceso y son trasladados al cuartel Moncada, pero el intento de salvarlos fue infructuoso; a los pocos días aparecieron los jóvenes asesinados a las afueras de la ciudad.

    Finales de diciembre de 1958 se produce unos de los combates más recios de toda la guerra de 1959, donde es  bloqueado el paso a las tropas del ejército batistiano cerca del poblado del Cobre en Santiago de Cuba; La intención del ejército era reforzar Palma Soriano asediada por fuerzas rebeldes; este bloqueo fue dirigido exitosamente por el comandante rebelde Huber Matos hasta que las guarniciones batistianas de Palma Soriano y otros municipios santiagueros al no recibir refuerzos cayeron paulatinamente en manos de los rebeldes. Los días del despotismo autoritario de Fulgencio Batista estaban contados, pero en su lugar se entronizaría otro nuevo y más eficaz,  un despotismo totalitario que desde su embrión ya perpetraba ejecuciones y atentados no solo a sus enemigos jurados sino también a sus opositores de conciencia.  

   Ante tales hechos y perspectivas, el sentido común femenino actuó de inmediato, su esposa e hijas conminan al líder sindical:

   -¡Vamos Juan, salgamos de este país ahora mismo!- Juan replica- ¿Por qué, si yo no le he hecho daño a nadie, ni he delatado a nadie?

   Goicochea en sus responsabilidades como sindicalista también efectuaba el pago del salario de los trabajadores de su gremio, coincidiendo esta vez con el aguinaldo de fin de año.

   - ¡Además Diana Varona - dirigiéndose a sus esposa- ¿con qué dinero esos hombres y sus familias van a pasar el fin de año?

   Dos de enero de 1959, es detenido Juan Goicochea Quintana y acusado por un tribunal revolucionario por cómplice de asesinato, imputándole responsabilidades por el asesinato de los jóvenes refugiados en el gremio de braseros del puerto. Se le pide la pena de muerte por fusilamiento, pero en última instancia es sustituida por la de treinta años de cárcel (1).

   Llego la hora de sumergirse en una de las etapas más triste y oscuras de la nacionalidad cubana, El Presidio Político. Es confinado primeramente en la cárcel de la Isla de Pinos, allí conoce a muchos de la generación de aquel presidio histórico como: al comandante del Ejército Rebelde Huber Matos Benítez, el dirigente estudiantil Pedro Luis Boitel, comandante del Ejército Rebelde Eloy Gutiérrez Menoyo, al preso de conciencia Armando Valladares Pérez (escritor de la célebre obra: “Contra Toda Esperanza”), etc.

     Solo un concepto de la dignidad fuertemente formado, acompañado de un tremendo valor, era la única arma conque todos aquellos héroes resistieron aquella etapa cruel y en especialmente el oprobioso programa de “reeducación política” al cual Goicochea se negó.

    Al rehusarse a aceptar aquel humillante programa de reeducación, que no era más que un programa de deshumanización y humillación; el pago a este otro atrevimiento fue el maltrato, las golpizas y el hostigamiento. Trasladado a otros penales como La Najasa en las Tunas y por último el Majal en el actual municipio Julio Antonio Mella, provincia Santiago de Cuba, que es donde el régimen le concede la libertad extra-penal debido a ser diagnosticado de cáncer; Cumpliendo en total once años de cárcel.

     Primero de enero de 1976, da su último suspiro Juan Goicochea, realizándosele ese mismo día su sepelio, donde según boletín emitido por la logia Armonía(2) de la cual era miembro, describiendo sus exequias como: “Una imponente manifestación pública”.

    Y fue lógico, hombres como estos no mueren en lo oscuro, sino de cara al sol y resguardada su memoria con el agradecimiento de todo su pueblo y sus compañeros de trabajo. A pesar de la premura con que se realizó el funeral, el pueblo santiaguero no dejo de rendirle merecido homenaje porque percibían en el fondo de sus corazones, que no despedían solo a un sindicalista o solo a un maestro de conciencia; sino a todo un héroe.

¡Gloria eterna a los sindicalistas santiagueros Felipe Novea y Juan Goicochea Quintana. La patria os contempla orgullosa!  

 

1- Carta de Daniel E Molina Y País sobrino de los hermanos: Josué, Agustín y Frank País Garcia, al ministro de justicia Alfredo Llabur intercediendo por  la suerte del sindicalista Juan Goicochea.

2- Adjunto de la misma carta como declaración jurada del mismo señor Daniel E molina donde declara tener pruebas de la inocencia de Goicochea y si de su lealtad y discreción.

3- Boletín emitido por la Logia Armonía describiendo el sepelio del finado Juan Goicochea Q.

Comentarios

Detenido por pedirle ayuda al presidente Díaz Canel
[17-09-2018]
Mario Hechavarría Driggs
Bernardo Calvino Bayola. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- El ciudadano Bernardo Calvino Bayola, fue detenido en la tarde del domingo 8 de septiembre, por salir con un cartel por la Habana Vieja, pidiendo ayuda al presidente de la República de Cuba, Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez.
Proyecto de Constitución da espaldarazo al viejo fantasma del comunismo
[17-09-2018]
Daniel Perea García
Promotor de la Corriente Martiana
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Como  mismo invocaron el fantasma cuando convenía, ahora que molesta lo exorcizan.
Paciente con carcinoma se agrava por falta de atención médica adecuada
[17-09-2018]
Raúl Lázaro Fonseca Díaz
Periodista Independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La Habana. Por el ¨peloteo¨y la desidia de los médicos de dos instituciones de salud una en la Isla de la Juventud y otra en esta ciudad Leydis Perdomo Reis que padece de carcinoma en un seno se encuentra en estado de extrema gravedad.
Derecho en Cuba: ¡cuántas barbaridades!
[17-09-2018]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Durante más de medio siglo, la legislación comunista ha provocado situaciones tensas y absurdas en la Isla.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.