Poniendo en valor el turismo de cruceros en Cuba

Elías Amor
Economista
¿Qué es lo que van a comer los turistas y dónde? Se pregunta el autor constatando la falta de infraestructura portuaria y asimismo en las zonas colindantes a los puertos turísticos. Foto de archivo.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Granma se hace eco de una noticia: “Directivos de las principales compañías de cruceros del mundo y autoridades cubanas discuten en La Habana sobre las oportunidades para ampliar las operaciones de ese tipo de embarcaciones en nuestro país”.

Nueve presidentes de las más prestigiosas empresas de cruceros del planeta se reúnen con las autoridades del régimen, auspiciados por la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, la Asociación de Cruceros de la Florida y el Caribe y la agencia de viajes Havanatur.

Según señala Frank Del Río, consejero delegado de la estadounidense Norwegian Cruise Line Holding, “la industria de los cruceros apoya que Cuba se mantenga abierta como destino”.

Con este planteamiento por delante, convendría hacer algunas puntualizaciones.

No cabe duda que el tráfico de cruceros es una vía muy importante para el desarrollo del turismo. Las principales potencias del sector lo saben y por ello, le dedican especial atención. Se trata de una actividad que va creciendo en sus cifras de año en año, en todo el mundo y que tan solo en el curso de una década ha duplicado en crecimiento al número de viajeros. 

En España, por ejemplo, el número de cruceristas en la primera mitad de este año duplica la cifra de hace diez años y las previsiones señalan que el ejercicio cierre con 8,8 millones de pasajeros. La asociación internacional de líneas de cruceros, conocida por sus siglas en inglés como CLIA, señala que en todo el mundo fueron 24 millones. Lo importante es, según los analistas, es que todavía queda margen de expansión en la industria.

La razón que lo explica es que el mercado de los cruceros continúa siendo relativamente pequeño con relación a otros modelos de turismo. En ese sentido, los 24 millones de cruceristas del mundo tan solo suponen el 2% de los 1.300 millones de turistas a nivel mundial según datos de la Organización Mundial de Turismo. En el caso de destinos especialmente importantes de capitales como Barcelona, los 1,1 millones de cruceristas en tránsito en la ciudad representan solamente un 3% de los 34 millones de pernoctaciones hoteleras que registra la ciudad durante un año. En Cuba la cifra de este año se acerca al 2,8%, según datos oficiales.

Cuba quiere incorporarse a este mercado. Lo hace, como en otros muchos ámbitos, sin estrategia, lo que probablemente resultará siendo un fracaso.

Me explico.

El turismo de cruceros despierta no pocas críticas.

Por un lado, los residentes en las ciudades se quejan de la invasión de turistas, que colapsan espacios urbanos durante el tiempo que se producen las escalas, como destacan desde el colectivo Terraferida de Baleares. Para esta organización, es "como si llegaran pueblos enteros durante horas, lo que ha supuesto un cambio en los usos de los comercios" allí por donde pasan los viajeros del crucero, con la conversión de de las fruterías o ferreterías en tiendas de souvenirs y heladerías, siendo esto un problema para los residentes.

Otra crítica es medioambiental. La contaminación que supone la llegada de cruceros a puerto según la asociación Ecologistas en Acción viene provocada por el fuel oil pesado que se usa como combustible por estos barcos, que es cien veces más tóxico que el diésel utilizado por automóviles y camiones debido a su mayor contenido de azufre. Cuando la operación de atraque dura más tiempo, los efectos pueden ser incluso más graves aún.

Un tercer problema viene como consecuencia del pago de impuestos por atracar, similar al impuesto por pernoctación en un alojamiento en tierra y que ha llevado a soluciones como que los cruceros que pasan más de doce horas en puerto paguen mucho más que los que están menos. Eso reduce los tiempos planificados en busca de plazas más baratas desde el punto de vista fiscal. El impuesto turístico encarece el servicio y muchas compañías se muestran poco favorables. 

Tal vez alguien piense que de perdidos al río y que si en La Habana quieren ser parada de cruceros, nada lo impedirá, ni siquiera el clima actual de relaciones con EEUU. Vendrán de otros países. El gobierno cubano parece estar completamente volcado en facilitar este modelo de turismo de cruceros a pesar de que las infraestructuras actuales en el puerto de La Habana no son las más adecuadas para soportar este tráfico y las condiciones del comercio y restauración existentes no van a dar servicio a la llegada masiva de viajeros que se denuncia en los puertos españoles. 

El crucerismo no sólo vive de historia, cultura, arquitectura, las bellezas naturales del país y el carácter amistoso de sus habitantes. Esto ya se da por hecho. Si las autoridades comunistas creen que con eso van a convertir La Habana en puerto de atraque, están equivocados. Ni siquiera esa posición privilegiada de la Mayor de la Antillas a la que se refiere Malmierca puede ser suficiente.

Si se pretende que las cuatro compañías que prestan servicios actualmente, Carnival Cruise Line, Royal Caribbean Cruise Line (RCCL), Norwegian Cruise Line Holding (NCLH) y Pearl Seas LLP, mantengan sus operaciones, habrá que acometer reformas en profundidad, mucho más complejas y difíciles que las tradicionales denuncias del bloqueo impuesto por Estados Unidos. 

Me refiero a ese amplio programa de desarrollo de la infraestructura portuaria que se anuncia en Granma, destinado a potenciar el turismo de cruceros en los distintos puertos del territorio, cuando bien es sabida la escasa atracción que el régimen castrista muestra hacia la inversión y los equipamientos, que se sitúan por debajo del 10% del PIB de forma sistemática, frente a porcentajes superiores al 20% en el resto de América Latina. Además, con un déficit público desbordado superando el 11% y una limitación evidente al acceso a los mercados internacionales de financiación y deuda, va a ser muy difícil que otros asuman el coste de estas infraestructuras portuarias si el régimen no las pone en marcha. Y luego, cuando los cruceristas bajen a la ciudad, ¿qué es lo que van a comer y dónde?

Comentarios

Esto no es Justicia
[13-12-2017]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Una parte importante de la sociedad parece estar exultante y satisfecha  con la secuencia de hechos que derivaron en la aprehensión de una larga nómina de indeseables personajes de la política nacional contemporánea.
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
[10-12-2017]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El domingo 17 de diciembre los chilenos regresan a las urnas. Es la segunda y definitiva vuelta. ¿Qué se juegan? Algo muy serio. Probablemente, la permanencia de millones de personas en las clases medias, y ya se sabe que la libertad y la democracia se defienden mejor cuando un porcentaje elevado de ciudadanos forma parte de ese sector socioeconómico.
Che II
[07-12-2017]
Martín Guevara Duarte
Escritor
(www.miscelaneasdecuba.net).- La Revolución había entrado en ese impasse en que hasta las parejas incurren pasado el fulgor inicial, el fragor de sofás y camas. Enfrentaba dilemas acerca de los caminos a tomar para dejar atrás la isla Utopía y concentrarse en el rigor de las asperezas que conforman la realidad. El adiós a la inocencia y la incógnita de los nuevos horizontes, ya no habría más besos apasionados bajo el farol ni lencería destrozada a dentelladas.  
¿Por qué escasean los medicamentos en las farmacias cubanas?
[03-12-2017]
Elías Amor
Economista
La falta de medicamentos en Cuba es palpable. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Granma publica una información en la que señala que funcionarios y dirigentes de Biofarma y Minsap aseguran que se estabiliza paulatinamente la disponibilidad de medicamentos en las farmacias cubanas. Un problema de la industria farmacéutica que “ha provocado numerosas faltas y bajas coberturas de fármacos en la red de farmacias del país”, convirtiéndose en un asunto de la máxima preocupación para los cubanos. 
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.