Cuba 2017: Trump, Raúl y el problema cubano

Jorge Hernández Fonseca
Donald Trump, el hombre que preocupa al mundo. Foto: commons.wikimedia.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- A sólo horas de la toma de posesión de Donald Trump como presidente de EUA, se abre la incógnita del futuro de sus relaciones con Cuba. A continuación un pronóstico probable de lo que pudiera suceder en el seno de las negociaciones entre Raúl Castro y Donald Trump.

Mi análisis parte de dos hipótesis: Primero, EUA –bipartidistamente-- jerarquiza en Cuba mucho más su estabilidad social interna que la derrota de la dictadura. Segundo, la desaparición física de Fidel Castro deja a Raúl Castro y su equipo con las manos libres para hacer cambios en el área económica, que satisfacerían las ambiciones materiales de los herederos del castrismo.

La primera premisa parte de una óptica crítica, extendida en Washington después de la deposición desastrosa de Sadam Hussein en Irak y de Muamar El Kadaffi en Libia, que convirtió ambos países en campos de batallas hasta hoy. La élite norteamericana teme que similar medicina en Cuba la convierta en algo incontrolable, sobre todo porque a los ojos norteamericanos la oposición política cubana no es opción de poder real en Cuba a corto plazo y el narcotráfico en México y Centroamérica es demasiado poderoso para permitirlo en la isla.

La segunda hipótesis parte de suponer que Raúl –sobre todo el equipo joven que lo acompaña-- tiene claro el fracaso del socialismo a nivel planetario y Trump pudiera ayudarlos en el camino de resolver los problemas económicos internos mediante un modelo al estilo chino, dándoles garantías al gobierno cubano de que con una apertura económica --donde los cubanos pudieran hacer negocios y ganar dinero-- no habría ningún tipo de dificultades futuras con EUA.

Estimo que, por lo dicho anteriormente y la propia naturaleza de Trump, este va a hacer presión en dos puntos: cambios profundos en la economía y respeto a los Derechos Humanos. Los cambios en la economía llevarían a la isla a un camino similar al adoptado previamente en China y Viet-Nam. Sobre los cambios en Derechos Humanos, Raúl está preparado para ofrecer un abanico de “cambios”, como sería dejar marchar las Damas de Blanco por la Quinta Avenida de la Habana sin acosarlas y/o arrastrarlas por las calles, pues eso ya fue así durante anos.

Creo que Raúl, sus hijos –junto a los hijos de sus generales-- herederos todos de la economía cubana, desean un futuro en el cual reciban seguridades desde EUA para administrar como propios los negocios que actualmente dirigen como representantes del estado. En ese sentido la isla tiene antecedentes en el Tratado de París entre EUA y España, donde los intereses de los nacionales cubanos quedaron en segundo plano. Raúl y Trump garantizarían sus intereses.

El panorama que veo ante mis ojos no satisface las ansias de libertad del pueblo cubano, pero sí su mejora material. Creo que las conversaciones se encaminarán a una solución integral del problema cubano a medio y largo plazo, con un período de libertad económica inicial y una mejora de los Derechos Humanos -- al mando del partido comunista-- para posteriormente, en función de la dinámica de lo que suceda con la dividida oposición política cubana, tratar de llevar el país hacia un régimen de derechos y libertades en todos los órdenes, incluso político.

Comentarios

Fue una gran república
[21-05-2017]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El comunismo en Cuba, igual que en otros países que han padecido (o padecen) semejante mal, urgió de un régimen totalitario para fundamentar su incrustación. Factores cruciales para concretar exitosamente ese empeño, han sido la mecanización sistemática del terror estatal, un esquema de premiación/castigo para provocar la sumisión y la promulgación y el reforzamiento de la contracultura. 
20 de mayo, Día de la República
[20-05-2017]
Mileydi Fougstedt
Redactora
La destitución del jefe del FBI
[11-05-2017]
Jorge Hernández Fonseca
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Finalmente Donald Trump destituyó a James Comey de su responsabilidad al frente del FBI. Ya era esperado, la sorpresa fue “cuando”. Comey había fallado demasiado en un tema tabú para la organización que dirigía: la conversión de un aparato investigativo profesional en una policía política. Esto, para la primera potencia democrática mundial, es simplemente insoportable.
Persistir y repudiar a la dictadura castrista de Venezuela
[09-05-2017]
Carlos Sánchez Berzaín
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En la desigual confrontación del castrismo contra el pueblo venezolano la dictadura ya está moral y políticamente derrotada, pero se mantiene con el uso de la fuerza interna y de la complicidad internacional de los gobiernos aliados y sometidos a La Habana. La estrategia que aplican para la permanencia de Nicolás Maduro en el poder está basada en “ganar tiempo, dividir a la oposición y administrar el miedo”, que no es novedosa pero que les ha sido generalmente exitosa. Frente a tremenda experticia criminal, en este momento crucial de la lucha del pueblo venezolano por la libertad y democracia, hay que “persistir” en la protesta legítima y exigir el repudio internacional contra la dictadura venezolana.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.