Lateralidad cruzada de la disidencia cubana

Martín Guevara Duarte
Escritor

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- Los disidentes, opositores activistas politicos contra el sistema socialista de partido único y de dictadura del proletariado que se estableció en Cuba hace más de medio siglo, naturalmente desean una sociedad diferente, a veces lo opuesto diametralmente en ocasiones algo que sólo difiera en aspectos, en fin el espectro es grande y todos deberían tener derecho a fundar, alinearse o simpatizar con su propio partido en una sociedad libre, y no sentirse conminados a pensar y actuar de manera monolitica como se les reclama desde la critica "libre", pero contaminada cuando no instrumentalizada  por la Seguridad del Estado cubano.

Habida cuenta de esto ¿por qué debería avergonzarse un activista contra el comunismo si le dicen que recibe sostén, financiación, ayuda o subvenciones del exterior o del interior o de donde sea que fuere?

En primera, cada opción política debería ser atendida por el Estado en forma idéntica atendiendo a las proporciones, un partido votado por cinco millones de votantes debe tener una cuota acorde a su tamaño proporcional a uno votado por un millón. En Cuba no sólo no se cumple sino que el PCC recibe el dinero entero del Estado al ser el partido único, de un Estado que recibe miles de millones en subvenciones, prebendas, ayudas, financiación desde el año 1960 de economías extranjeras. ¿Por qué debería la oposición, además de ser encarcelada, prohibida, perseguida, estar condenada a contrarrestar la propaganda y los recursos del aparato estatal con la más absoluta de las austeridades?

¿Viven del aire los generales, los coroneles, los tenientes los mayores del MININT, por su desempeño ideológico los dirigentes del PCC, el Comité Central, el Buró Político, el Consejo de estado, la Policía nacional, no cobran los militares?

Cobran en sueldos, en especies, en automóviles, en facilidades para casas en un país con problemas de vivienda acuciantes, y sobre todo en una cuota de poder implacable.

Y en segunda, precisamente la oposición al sistema de reparto equitativo puede y debe permitirse recoger en su identidad, la aceptación del significado y significante del dinero, del progreso económico, de la igualdad de oportunidades sí, pero admitiendo que luego hay diferencias de necesidades y de talentos y de deseos de crecimiento, de aportes desde el emprendimiento privado, y no debe avergonzarse cuando desde los diferentes sucedáneos de la Seguridad del estado se repita como un mantra, que no tienen autoridad moral para expresarse porque los sotienen economicamente.

Como si en Cuba se pudiese mantener por su cuenta una organización disidente, como si el Estado les proporcionase los mismos fondos que al PCC o lo que es más imperativo, como si los mismos opositores hubiesen sido tan instrumentalizados durante tantos años desde que eran pioneros en la escuela, que de alguna manera terminó penetrándoles la culpa de desear el confort, la calidad de vida, el desarrollo, el despliegue de potencial y energía individual por su correspondiente retribución y debiesen ocultarlo, avergonzarse de ello, de alguna manera les han inculcado el deber de sentirse como o la culpa de no sentirse como si fuesen militantes revolucionarios abocados alcanzar el comunismo en un país capitalista.

Pues no.

Comentarios

Andy, el Americanito
[25-03-2017]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los relatores del Comité de Naciones Unidas contra la Desapariciones Forzadas durante una sesión en marzo en Ginebra, Suiza, hicieron al régimen castrista preguntas sobre los desaparecidos y los derechos de los detenidos en la isla, una situación que debió haberse presentado muchos antes porque hay  numerosas evidencias que durante los 58 años de dictadura son muchos los desaparecidos, incluido, Andrew de Graux Villafana, ciudadano estadounidense por vía paterna.
 Vender fruta a los cruceros
[22-03-2017]
Elías Amor
Economista
Mercado de frutas y vegetales. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- La historia se repite. Cuando los primeros barcos de los españoles conquistadores llegaron a las costas de Juana, y entraron en contacto con los nativos, se produjo un primer intercambio de mercancías que fue del agrado de todos. Los indios suministraron viandas y frutas que los españoles desconocían, pero que de inmediato fueron de su agrado, y mostraron los yacimientos de agua fresca porque los depósitos de los barcos ya estaban vacíos después de una larga singladura. Los conquistadores en aquellos primeros viajes ofrecían a los nativos baratijas y enseres que llamaban la atención de éstos, sin ánimo lucrativo. Era un intercambio natural en el sentido más explícito del término.
Recuento, 50 Años después
[19-03-2017]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El 23 de marzo se cumplen 50 años del cierre del Reclusorio Nacional de Isla de Pinos. Cinco décadas no han logrado borrar de la memoria las experiencias de los sobrevivientes de más de 15,000 prisioneros políticos que entre 1959-1967 poblaron circulares, edificios, pabellones, celdas de castigo y campos de trabajo forzado.
Los ecuatorianos se juegan la libertad
[13-03-2017]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La dictadura cubana, que hace 58 años se apoderó del país a cañonazos, declaró en su Constitución que el partido comunista es el único permanentemente autorizado para organizar la sociedad y sanseacabó.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.