¿Misionero de Misericordia? 

Alejandro Hernández Cepero

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- Durante las últimas semanas dos palabras han adquirido un matiz diferente, por decirlo de alguna manera, una nueva acepción semántica a tal punto que en cualquier momento podrán resultar canonizadas.

Pretendo, por un lado, ejercer de manera sana mi derecho a la libertad de expresión. Por otro, no es mi intención en medida alguna, ofender los sentimientos o ideales de mi prójimo, no obstante, considero oportuno aclarar que me sujetaré estrictamente al origen y significado de ambas palabras y ellas mismas juzgarán su empleo acertado o no en la persona que ha sido investida con ellas.

Permítame ejemplificarlo: cuando tenía poco más de veinte años, conocí el maravilloso plan de Redención Divino mediante la persona de Jesucristo, único Nombre sobre todo nombre, le acepté y le he servido desde entonces.

A pesar de haber ejercido liderazgo en diversas áreas, funcionar como evangelista, pastor y maestro, tener experiencias personales con el Salvador, haber sido llamado por Él a la obra del Ministerio de la Reconciliación y experimentar sufrimiento y persecución por el evangelio, lejos de mí está –al menos por ahora- titularme Apóstol o permitir que alguien me llame así, sólo por el significado y la connotación intrínseca de esta palabra.

La palabra “misionero”, se traduce “enviar”, “extender” y aparece unas 850 veces en todos los periodos hebreos y 14 en el arameo bíblico. Su expresión esencial es: iniciar y promover el envío y/o concluir con éxito la acción. Frecuentemente se usa en el envío de alguien o algo como mensajero a un determinado lugar e incluye a los ángeles, los seres humanos, palomas, cartas, etc.

Ahora bien, la palabra “misericordia”, se usa cerca de 250 veces –en el Antiguo Pacto (AP)- y se traduce también como benevolencia, merced, agradecimiento, bondad. Ilustrar este concepto requiere de un conjunto de círculos lingüísticos parcialmente coincidentes y se diferencia de la gracia destacando el carácter compasivo del amor de Dios y su énfasis marcado en la actitud Divina hacia el hombre tiene que ver con la condición mísera e impotente en que se encuentra.

Misericordia se traduce además como: benevolencia, merced, bondad, solidaridad, gracia, devoción a un pacto, etc. Es un atributo esencial del carácter de Dios, expresa el aspecto afectivo de Su amor, su propia naturaleza traducida en una negativa firme y persistente en no divorciarse del ser humano muy a pesar de la indignidad  y defección humana, constituye el significado cardinal de esta palabra.

Es la médula de la revelación que YHWH (en latín: Jehovah) dio de Sí mismo en relación con su actitud para con su pueblo. Combina la idea de amor compromiso, deber y protección y está vinculada explícitamente con la verdad, es decir, el ser sincero con uno mismo, ser auténtico, digno de confianza.

Es el resultado de una deliberación consciente de una relación derechos-deberes, ya sea por vínculos  naturales o en virtud de la propia posición o deber jurídico asumido y establecido entre padres e hijos, esposo y esposa, el superior y el inferior, el soberano con sus súbditos, etc.

En el Pacto Renovado, misericordia se encuentra en buena medida combinada con “gracia”. Específicamente, compasión hacia alguien con necesidad, angustia, impotente, endeudado y sin derecho a justicia. Por tanto, gracia se ocupa principalmente del hombre en su condición de culpable mientras que misericordia se ocupa del hombre en su condición de desdichado.

En sentido general, misericordia representa sentir simpatía con otra persona en su miseria, y esta simpatía, manifestada especialmente en actos.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE), misericordia es: atributo de Dios, en cuya virtud perdona los pecados y miserias de sus criaturas; virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos –en los humanos-; puñal con que solían ir armados los caballeros en la edad Media para dar el golpe de gracia al enemigo; entre otros.

Varias preguntas me asaltan, dudas que cuestionan el uso o más bien el abuso semántico que se hace, en pleno siglo XXI, del Español de Cervantes.

¿Son realmente aplicables, en toda su extensión, ambas acepciones al representante del estado del Vaticano?

El representante del estado del Vaticano, es la máxima autoridad eclesiástica mundial –única y exclusivamente- de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, la misma iglesia que durante siglos asesinó y avasalló cientos de miles, quizás millones de seres humanos, en nombre de un Dios al que no conocen, en un irracional esfuerzo por mantener una supremacía hegemónica e imperial mundial como la que hoy ostentan.

En Cuba, donde tantas personas viven necesitadas, impotentes, endeudadas y sin derecho a justicia y donde la relación deberes-derechos es inversamente proporcional, ya sea natural y/o jurídicamente entre el soberano y sus súbditos,

donde a un niño de 15 años enfermo a consecuencia de una negligencia médica, y que vive en infrahumanas condiciones de vida, el propio gobierno le niega el derecho a toda ayuda social,

donde existen decenas de madres que imploran la libertad de sus hijos injustamente encarcelados –algunos a cadena perpetua- y que han enviado sus ruegos al propio Vaticano,

donde las personas son perseguidas, acosadas, amenazadas, intimidadas, hostigadas, etc, a consecuencia de exigir y manifestar su derecho a la libertad de expresión, prensa, profesión de fe y donde

donde el Estado se niega a establecer una Ley de Culto y Asociaciones Religiosas donde a cada persona se le respete su derecho a decidir que fe profesa y que enseñanza reciban sus hijos, entre otras y violando impunemente su propia Constitución (Art 8 y 55), constituye, a lo menos, un acto de traición al propio origen de la palabra.

Por demás teniendo en cuenta su posición político-religiosa, el venir a Cuba sino a exigir otra cosa que el gobierno ratifique la firma del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos firmado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966, la liberación inmediata y sin medidas cautelares de todos los presos políticos o de conciencia, el derecho a la libertad de prensa y expresión, elecciones libres y pluripartidistas y el establecimiento de verdadero estado de derecho entre otros,  constituye en acto deliberado de traición y rebeldía hacía Dios mismo a la vez que santifica y pone en manos de los “caballeros de la Edad Media Cubana” el puñal para dar “el golpe de desgracia a todos sus enemigos”.

Comentarios

Duandy Oscar Gómez gana concurso ‘Reinaldo Arenas 2018’
[31-01-2019]
Redacción de Misceláneas de Cuba
Reinaldo Arenas. Foto: cortesía del jurado.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Los organizadores del concurso de narrativa ‘Reinaldo Arenas 2018’ anunciaron este mes de enero de 2019 al ganador del certamen en la categoría ‘Cuba’, el escritor Duandy Oscar Gómez. La categoría ‘Exilio’ quedó desierta.
De una insularidad a Otra: Viva
[30-12-2018]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
    (www.miscelaneasdecuba.net).- El poderío del Séptimo Arte y los audiovisuales en la proliferación y expansión de la cultura transnacional, la globalización, la emigración y la multipolaridad de sus campos gravitatorios es un tema que no pierde vigencia.
Concierto de música cubana este domingo en Södermalm
[29-11-2016]
Redacción de Misceláneas de Cuba
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Si te gusta el filin, la trova y los boleros no te pierdas este concierto el próximo domingo. Hazte amigo del club y así recibirás invitaciones para los conciertos que organizan.
A: Mi Ángel de luz
[21-07-2016]
Frank Ernesto Carranza López
ICLEP
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Para que me recuerdes y mantengas la calma, el día que me consuma en las frías mazmorras del olvido, a esas donde estoy destinado por el mero hecho de querer la libertad para mi pueblo, para mi Isla, para mi Patria, para mi Cuba.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.