Los que nos dejan

Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Adiós. Foto: commons.wikimedia.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Ver un amigo marchar es una experiencia que suele resultar desgarradora, máxime si se tiene en cuenta que las probabilidades de un pronto reencuentro parecen habitar en el mundo del “Nunca Jamás”.

Una sensación, mezcla de vacio e ingenuidad, te recorre el cuerpo en la mañana cuando al despertar confirmas que ya se ha ido. Su presencia objetiva, tangible, se desvaneció sin que te percataras de que se trocó en volátil pensamiento, al que en forma de recuerdo te aferras, como el naufrago al madero del navío deshecho en la tormenta.

El abandono es sinónimo de muerte, y hay relaciones cuyos lazos solo ella puede romper. Entiendo que existen dos formas; la muerte física, cuyo proceso natural lleva al alma a recorrer senderos de luz desconocidos, a romper las cadenas del alma para brindarle al ser la posibilidad de desplegar las alas de sus potencialidades. Es principio no fin, esperanza no desasosiego.

Entendida así la pérdida de un ser querido debería al menos confortarnos. Pero existe una forma de muerte que marchita el corazón de quien la padece y enturbia la esperanza de quien espera.

Esta muerte es el exilio; un exilio impuesto, forzoso, arbitrario. Es la peor muerte que pueda padecer el hombre. Es el desgajamiento de su identidad y con ello la pérdida de sus raíces, de sus metas y anhelos. Es congelar la vida en espera de que llegue una nueva primavera.

Los que nos dejan, los que se marchan a la tierra indulgente del destierro, ya frente a la rivera, arrojan su fe al pantano de la incredulidad y se repiten la pregunta eterna: “¿Por qué Dios mío?

Allá comenzarán otra vida, vendrán nuevas oportunidades. Injertarán su rama personal en el viejo tronco de la nación extranjera, e intentarán andar erguidos. Buscarán convencerse a sí mismos de que siguen vivos, de que tiempos mejores vendrán.

Llevarán consigo todo el tiempo, en algún bolsillo de sus guayaberas, una carta, una flor, una foto, quizás algún poema, el recuerdo de la anciana madre enferma, de un hijo dejado atrás o de alguna hermosa escena.

Los que nos dejan se alejan por voluntad ajena. Por designios de un tirano que cual dios antropomorfo dicta las pautas de esta tierra. No es azahar, ni la búsqueda de sensaciones perdidas lo que les lanza a explorar el mundo incierto de la diáspora. Es la fuerza de la opresión, el susto dramático del calabozo, la mordaza que tapa la boca al que se rebela.

Una cosa es emigrar y otra ser exiliado. En el primero de los casos como las aves, quien parte conoce por instinto su destino, marcha con la temporada, más en su corazón queda la promesa del regreso. Su vuelo es ligero pues le favorecen los vientos de la voluntad. En el segundo caso no se parte, se les aleja, se les cierran las puertas y se le retiran los puentes del camino para que no puedan retornar.

Sin embargo al final es la vida quien decide donde concluiremos el juego, cuales senderos hollarán nuestros pies y si habrá o no reencuentro. Los que nos dejan saben amar y como Job conocen de lo transitorio que son los eventos y de que Dios es justicia y al final se nos revela en el sufrimiento.

Comentarios

Arbitrariedades e ilícitos en el caso Roberto Quiñones
[24-08-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba. El Tribunal Provincial de Guantánamo, al decidir no celebrar vista en el caso de un conocido comunicador y jurista, incurre en una nueva arbitrariedad.
La injerencia de Cuba socialista en EE.UU
[24-08-2019]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Esa realidad acabada es tan firme, que hoy se expone con frecuencia por voces de importantes líderes democráticos universales, uno de ellos es Jair Bolsonaro. El régimen de Cuba en su naturaleza, no le permite sopesar el tiempo. Su período acabó rápidamente en la historia. Ya no puede engañar ni ilusionar a nadie. Pues su ventoso metano no confunde al mundo.
“La Represión en Cuba: el Grito que no cesa.”
[24-08-2019]
Ernesto Ramón Domenech Espinosa
Periodista Independiente
Represión en Cuba contra las Damas de Blanco. Foto: cortesía de Cubanet.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Más de 60 años de represión sistemática y brutal no ha sido suficiente para acallar las voces de esa parte de la Cuba cimarrona, insumisa, indomable. Muchas veces se es injusto al juzgar la actitud de nuestra gente frente a una Dictadura que no escatima recursos y medios para aplastar cualquier signo de Oposición y se nos tilda de cobardes, pusilánimes o ineptos cuando se nos compara con naciones como Venezuela o Nicaragua. Lo cierto es que ningún país, ningún esfuerzo desde la sociedad civil, ha podido sacarse por sí misma, el peso de un Régimen Totalitario de corte Comunista.
Somos dos ancianas que vivimos solas sin ningún tipo de ayuda del gobierno
[06-08-2019]
CID
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Por este medio me dirijo a ustedes para hacerles saber la situación que vivo con mi hermana María Norma quien se encuentra parcialmente inválida después de un infarto cerebral que sufrió hace varios años.  Somos dos ancianas hermanas que convivimos solas sin ningún tipo de ayuda por parte del gobierno, mi hermana parcialmente inválida no puede hacer nada, yo soy la mayor y a pesar de también estar muy enferma tengo que ocuparme de todo.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.