En busca de la verdad

Frank E. Carranza López
Agencia Decoro
(www.miscelaneasdecuba.net).- En el primer artículo de esta serie hemos tratado de evidenciar la falta de pruebas acusatorias contra la figura del último General de “La guerra de independencia” en Cuba, que optara el cargo de Presidente de la República, Gerardo Machado y de los Estados Unidos de América, respecto a la muerte de Julio Antonio Mella, por lo cual a mi modesta opinión (y conste que esta serie de ensayos son en su base artículos de opinión con una profunda investigación de la historia oculta por los sistemas comunistas, con los cuales pretendemos que se conozca o por lo menos que el mundo vea la realidad de los hechos y profundice más en la historia, la cual hasta ahora la han escrito los que triunfan) se debe exonerar a Machado y a los EEUU en esto, por lo cual argumentaremos y expondremos criterios que quedan a su disposición con el marcado objetivo de que tengan ustedes, estimados lectores otros puntos de referencias en una historia bien oculta y guardada bajo las llaves del terror implantado por los comunistas a través de la historia y en la cual se imbrican importantes factores y personalidades de la misma, sobre todo de América .

En la primera parte igualmente dimos detalles de cómo algunos artistas plásticos Mexicanos podrían estar vinculado al asesinato de Mella, en este expondremos puntos cruciales de cómo esos y otros estuvieron vinculados a la muerte de alguien más importante en esta historias y por ende, como algunos intelectuales y artistas Mexicanos trabajaban como brazo gestor del comunismo, en asesinatos selectivos y ajusticiamientos ordenados por este, es evidencia más que suficiente que pone al descubierto las verdaderas pretensiones de la “Mafia Roja” que juzga como su igual a todas aquellas personas de buena voluntad que intentan de alguna forma implantar la democracia y llevar la libertad de elección, movimiento, expresión etc. al resto del mundo.

Ate todo permítanme exponer un criterio que tal vez les ayude a comprender mejor algunas cosas; desde la fundación del Partido Comunista en Rusia este se ha encargado de exportar espías al mundo con el objetivo de intentar controlar todos los movimientos de sus supuestos enemigos que no son otros que todas aquellas personas las cuales puedan pensar diferente al modelo comunista, es por ejemplo el caso (aun no comprobado pero con muchas posibilidades) de “José Miguel Pérez Pérez” tal vez por el nombre a usted le sea imposible reconocerlo puesto que la historia revolucionaria en Cuba o bien no lo menciona o habla muy poco de él, pero créalo o no fue un emigrado Canario que apenas 5 años después de su llegada a Cuba fundó junto a Carlos Baliño y Julio Antonio Mella el primer Partido Comunista en Cuba y del cual fue su primer secretario general, ¿no les parece algo extraño para un extranjero recién llegado a Cuba?

Entrando en materia del artículo quiero presentar a un pintor y matón mexicano al servicio del comunismo de esa época:

José de Jesús Alfaro Siqueiros mejor conocido como David Alfaro Siqueiros, (Ciudad de México; 29 de diciembre de 1896 – Cuernavaca; 6 de enero de 1974) fue un pintor y militar mexicano. Es considerado uno de los tres exponentes del muralismo mexicano junto con Diego Rivera y José Clemente Orozco.

Se creía que Siqueiros había nacido en Chihuahua (Chihuahua), pero recientemente se ha determinado que nació en la Ciudad de México en 1896.

En 1911, cuando sólo tenía quince años de edad, Siqueiros se vio involucrado en una huelga estudiantil en la Academia de San Carlos de Bellas Artes que protestaba contra el método de enseñanza de la escuela y urgía la destitución del director. Sus protestas con el tiempo llevaron al establecimiento de una «academia al aire libre» en Santa Anita.

A los dieciocho años de edad, Siqueiros y varios de sus colegas de la Escuela de Bellas Artes, se unieron al Ejército Constitucional de Carranza luchando contra el gobierno de Huerta. Cuando Huerta cayó en 1914, Siqueiros se afianzó en la lucha interna «pos revolucionaria», pues el Ejército Constitucionalista tuvo que combatir las facciones políticas de Pancho Villa y Emiliano Zapata por el control

Aunque muchos han señalado que la carrera artística de Siqueiros se vio con frecuencia «interrumpida» por la política, el propio Siqueiros creía que las dos estaban inextricablemente unidas.

En 1922, Siqueiros regresó a Ciudad de México para trabajar como muralista para el gobierno revolucionario de Álvaro Obregón. El entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, se impuso la misión de educar a las masas a través del arte público y contrató a decenas de artistas y escritores para erigir una cultura mexicana moderna. Siqueiros, Rivera y José Clemente Orozco trabajaron juntos con Vasconcelos, quien apoyó el movimiento muralista encargándoles murales para edificios destacados en Ciudad de México. Aun así, los artistas trabajando en la Preparatoria se dieron cuenta de que muchas de sus primeras obras carecían de la naturaleza «pública» visionada en su ideología. En 1923 Siqueiros ayudó a fundar el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Mexicanos Revolucionarios, que afrontaba el problema de amplio acceso público a través del periódico sindical, El Machete. Ese año, el periódico publicó -«para los proletarios del mundo»- un manifiesto, que Siqueiros ayudó a redactar, sobre la necesidad de un arte «colectivo», que serviría como «propaganda ideológica»

Poco después, Siqueiros pintó su famoso y colosal mural Entierro de un trabajador (1923) en el hueco de la escalera del Colegio Chico. El fresco representa a mujeres indígenas lamentándose sobre un ataúd, decorado con una hoz y un martillo.

En 1925, Siqueiros permaneció hondamente implicado en actividades laborales, en el sindicato así como en el Partido Comunista Mexicano, hasta que fue encarcelado y con el tiempo padeció el exilio a principios de los años 1930.

Durante la Guerra Civil Española de 1936-1939, luchó como voluntario.

Estuvo presente en Egipto en 1956, cuando Gamal Abdel Nasser nacionalizó el Canal de Suez.

En México fue militante del Partido Comunista Mexicano hasta su muerte.

El 24 de mayo de 1940 intentó asesinar a León Trotsky. Siqueiros con la complicidad de Shelton Harte, guardaespaldas de Trotsky, perpetró en la casa de Coyoacán acompañado de veinte hombres. Realizaron más de cien disparos, sin embargo los guardaespaldas fieles a Trotsky repelieron la agresión evitando que hubiera heridos.

Debido al atentado contra León Trotsky, se exilió en Chile durante 1941. En Chillán pintó "Muerte al invasor". En 1944 emigró a Cuba donde pintó "Alegoría de la igualdad racial en Cuba".

En 1966 recibió el Premio Lenin de la Paz

Sus frescos en exteriores se dedicaron a temas revolucionarios y sociales, para inspirar a las clases bajas.

Una vez más queda evidenciado el comprometimiento de artistas plásticos mexicanos con el comunismo y por donde realmente anda la historia, es muy posible que a estas alturas usted, estimado lector este sacando conclusiones, pero no sé apresure, realmente le falta mucho por descubrir espere nuestro próximo número y con él un acercamiento a la historia oculta de las trampas y crímenes del comunismo, implantado por Iósif Vissariónovich Dzhugashvili (José Stalin) y como su influencia a llegado a nuestros días.

Comentarios

Maduro, Chávez y Fidel Castro
[18-08-2019]
Angélica Mora
New York
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El sacerdote venezolano, José Palmar, hoy en el exilio, teme por su vida. Sabe tantos secretos de Miraflores -que se acumulan desde los tiempos de Hugo Chávez- que está consciente que puede ser atacado por partidarios del régimen de Nicolás Maduro en cualquier momento, en Miami u otro lugar por donde él transita.
Foro Sao Paulo, política y crimen
[06-08-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad no descansan. Siempre están al acecho, en busca de oportunidades que les permitan controlar sociedades y gobiernos y el Foro de Sao Paulo, más allá de su efectividad desestabilizadora y antidemocrática, es el instrumento internacional más vigoroso en el hemisferio que poseen los liberticidas.
Fidel planeaba esclavizar a los trabajadores cubanos desde el principio
[30-07-2019]
Huber Matos
Huber Matos a la derecha y Fidel Castro a la izquierda en la entrada a La Habana en enero de 1959. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Por décadas se ha debatido sobre el fracaso económico del castrismo, señalando que es el resultado de la estatización de la economía cubana. La pobreza de los trabajadores cubanos es consecuencia de tal centralización, que sería o es el resultado de la aplicación del marxismo-leninismo.  Sin embargo el control directo de la economía por parte del estado obedece a la necesidad de mantener a los trabajadores en un estado de obediencia y servilismo que no les permitan tener otra necesidad que la supervivencia material. 
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista
[30-07-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista (1). El derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la URSS dos años después, no significó la caída del comunismo. El comunismo se mutó. El dictador cubano Fidel Castro fue el arquitecto y autor intelectual del rescate del comunismo internacional. (www.miscelaneasdecuba.net).- La Unión Soviética (URSS) no inventó el comunismo, pero sí fue el primer Estado moderno en implementar exitosamente este sistema. La versión del socialismo/comunismo que sobrevivió la guerra entre las facciones de las internacionales del siglo XIX fue la pseudocientífica que confeccionaron Karl Marx y Friedrich Engels.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.