Másica te mira

Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- De los años ochenta me quedan pocos recuerdos. No obstante uno de los que más pervive en mi memoria es el de los muñequitos rusos. Claro que la experiencia que conservo de ellos no siempre es grata. Sin embargo toda regla tiene su exepción, y la excepción de los cartones soviéticos lo constituían entre unos pocos, aquel que llevaba por título, Másica y el Oso.

El corto contaba con un diseño estético decente, y la historia que narrada, aparte de sencilla era aleccionadora. Se trataba de un oso que intentaba robar y comer unos panecillos que la niña Másica había cocido. Sucedía que cada vez que el oso intentaba atrapar y mordisquear algunas de aquellas golosinas, se dejaba escuchar la voz de la niña que oculta, ya fuera en un rincón del bosque o de la casa, le replicaba al ladrón: “Cuidadito Oso, no seas goloso, desde acá arriba, Másica te mira”.

De inmediato la sorprendida fiera ponía cara angelical y tras recibir la reprimenda, dejaba el dulce de lado, concentrándose en idear otro ardíd por medio del cual burlar la vigilancia y saciar su apetito. A cada nuevo intento, la tonada se repetía.

Más, ustedes se preguntarán seguramente por qué traigo al presente el infantil recuerdo. Sucede en la ciudad de Cienfuegos- lugar donde recido -las autoridades se han dado a la tarea de colocar en las esquinas más populosas, unas sofisticadas cámaras de video cuyos ojos insomnes vigilan desde arriba, cada uno de los movimientos de mis coterráneos, hecho que de inmediato me hizo recordar a Másica la niña del cuento.

Al parecer la era de los grandes despliegues policiales, los aparatosos operativos, las requisas indiscriminadas y los puntos de control policial, está en su ocaso. Pareciera que la modernidad está entrando por la puerta ancha en el ministerio de la represión y de que en lo adelante los cubanos tendremos que acostumbrarnos a ver, junto a las plantas ornamentales o el alumbrado público la omnipresencia del polifémico ojo.

La instalación de los artefactos pareciera dar la razón a quienes aseguran que las políticas gubernamentales dirigidas a combatir la delincuencia han encallado. La corrupción entre las hordas policiales les ha obligado a desconfiar del factor humano e intentar cubrirse el talón con la tecnología.  Al apreciar los camuflajeados lentes no pude sustraerme y dejar de imaginar los diferentes trucos, de que en lo adelante se valdrá el hampa local para seguir operando en las calles.

La nueva estrategia tiene sus detractores y entre los argumentos que más he escuchado, se halla por un lado, aquel referente a lo costoso del programa, elemento que desde ya hace dudar de la permanencia del mismo, y por el otro, la idea de que ninguna máquina puede suplir las habilidades del ser humano.

En resumen, ayer tarde mientras caminaba por la céntrica avenida del bulevar cienfueguero junto a mi amigo  José, quien me señalaba la ubicación de cada uno de los nóveles delatores electrónicos, desde la lejanía del tiempo me pareció escuchar a la autoritaria infanta reprimiéndome y diciendo: “Desde acá arriba Másica te mira”.

Comentarios

Simposio: El socialismo en los EE.UU.
[29-04-2019]
Patria de Martí
Cuba 60 años - Parte 3 de 7
[25-01-2019]
Radio Martí, Youtube.com
El retorno del Quinquenio Gris vs. el nuevo cine cubano
[21-01-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
    (www.miscelaneasdecuba.net).- Un fantasma y una historía de horror vuelven a recorrer el mapa politico, cultural e ideológico de la mayor de las Antillas: salen de sus tumbas y féretros, una nueva legión de zombies/talibanes, con su conde Drácula; recorren todos los rincones del archipiélago, para repetir con sus orgías, las memorias draconianas de hace más de cincuenta años, - en aquel virtual 1968.- de una gran tragedia cultural que socavó los cimientos la cultura comunitaria y a las élites de los artistas e intelectuales criollos.
La reconstrucción de Cuba: Rev. Martín Añorga
[23-08-2018]
Patria de Martí
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.