Venezuela libre en el corazón de Cuba

Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
(www.miscelaneasdecuba.net).- “Ellos pueden porque creen que pueden”. Estoy convencido que esta frase de Virgilio se convirtió en una realidad cotidiana en Venezuela cuando el líder político Leopoldo López dijo ante una multitud de personas que el desafío político no violento en las calles no acabaría hasta conquistar la libertad del país.

Las calles venezolanas fueron ocupadas por las protestas populares al llamado de López, que con su magnánimo ejemplo se convirtió en un líder nacional e internacional de las causas de la justicia y libertad de los pueblos del mundo.

Leopoldo López, al entregarse para ser encarcelado por el mandatario Nicolás Maduro y ser juzgado por su régimen corrupto, hace gala del más grande de los amores, el amor ágape, representado en el amor a la humanidad. Debemos ser extremadamente cuidadosos con Leopoldo que se encuentra directamente bajo las garras del castro comunismo. Estos son capaces de ultrajar, torturar, enfermar física y psicológicamente, y hasta asesinar para mantener su régimen dictatorial.

Por supuesto que no podrán matar su ejemplo de libertad; y como bien manifestara este prisionero de conciencia, su actitud “debe servir para que Venezuela despierte”. También debe despertar a Latinoamérica.

En Cuba, el paradigma de libertad de este patriota venezolano caló profundamente en los corazones de muchos cubanos, en especial en los promotores del Proyecto Emilia; porque sabemos que la lucha por la libertad en esta nación hermana es la batalla decisiva contra el castro comunismo que tiene sus bases en nuestra isla pero invade a Venezuela y el resto de América Latina.

Los promotores del Proyecto Emilia decidieron solidarizarse con Leopoldo López y Venezuela en sus conquistas de sus derechos y libertades. Marcharon con fotografías de este heroico venezolano por esas calles prohibitivas al descontento popular, propiedades públicas confiscadas a los hambrientos de justicia y libertad por el Gobierno castrista.

Calles controladas por los paramilitares y sus informantes de los comités de adeptos en los barrios, que pusieron fin a este acto de solidaridad pacífico con la represión policial que excede al barbarismo animal.

Semejantes características hizo propia el autócrata Maduro, al reprimir a la juventud venezolana que demanda sus derechos inalienables en las calles y plazas de su país.

El héroe venezolano López, al dar el último discurso a su pueblo antes de ser encarcelado, lo realizó en la estatua del apóstol cubano José Martí. Simbolismo que nos recuerda el deber de cada cubano con Martí y nuestra patria. Para hacer su obra con la convicción concreta del amor, la que Martí llamó “el evangélico amor a la libertad”.

En realidad, López es el vivo ejemplo del ideario martiano que debemos poner en práctica. Sus palabras son guías para nosotros. “Tenemos que construir una salida a este desastre, esa salida tiene que ser pacífica, dentro de la Constitución pero también tiene que ser en las calles. Soy inocente. No tengo nada que temer. Siempre daré la cara nunca me iré de Venezuela”, afirmó.

Sin embargo, los cubanos no podemos ampararnos en la Constitución comunista por ser un adefesio ilegítimo y espurio que fue impuesta por la fuerza de las armas, después de ser violentada de facto la Constitución democrática y libre de 1940 por parte del Gobierno que tiene el poder en la isla.

Pero como pueblo civilizado, de una profunda extirpe constitucionalista, por estar viva y latente pero eliminada de facto la Constitución de 1940, nos servirá de guía espiritual en el desafío político en las calles por la conquista de nuestras libertades. Esta es la esencia del Proyecto Emilia.

Cuando los bravíos estudiantes venezolanos exponen en su comunicado que “ya recobramos la calle, porque ya ni las armas sirven cuando se trata de dignidad y el coraje de un pueblo”, pensamos en esos activistas del Proyecto Emilia que después de ser golpeados brutalmente y excarcelados al siguiente día, lo primero que realizaron, fue sellar su compromiso con la libertad de su pueblo y se manifestaron nuevamente en la calle por la libertad de Leopoldo López y Venezuela, lo que asegura el camino verdadero de libertad para sus conciudadanos.

Debemos recordar a los nuevos mártires de la juventud estudiantil universitaria venezolana y decir como su proclama: “¡Gloria al bravo pueblo! ¡Vivan los estudiantes!” Allí en Venezuela se realiza la batalla decisiva contra el comunismo y estos valerosos estudiantes y su pueblo triunfarán. Digno ejemplo a seguir por los ciudadanos cubanos. Estoy seguro que también triunfaremos. ¡Viva Cuba Libre!

Comentarios

La Justicia Revolucionaria
[23-06-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El ejército rebelde participó protagónicamente en los cambios políticos y sociales que ocurrieron en Cuba  a partir del primero de enero de 1959,  y cumplió un rol único e importante en la aplicación de la justicia revolucionaria, puesto que solo los efectivos más fieles de ese cuerpo, eran confiables para una labor que consistía en manejar con toda firmeza la legalidad castrista que los hermanos Castro estaban imponiendo en la Isla.
En torno al "acomodo de la mentalidad importadora" del ministro Gil
[14-06-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Vaya. Ahora resulta que tenemos un ministro castrista de economía que se hace el gracioso. No sé si con buena intención, o con el ánimo de confundir más aún la situación, el ministro ha dicho, durante la conferencia magistral del octavo Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, que “la mentalidad importadora acomoda y frena la iniciativa y la creatividad”. Apaga y vamos. Después de esto, el último en salir, que cierre la puerta. ¿De verdad el señor Gil está en condiciones de asumir las funciones de su puesto, si piensa en estos términos? Tengo mis serias dudas. En este post explico por qué.
El genocidio como política de estado
[11-06-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Una de las características de los regímenes comunistas es su indolencia hacia la vida de las personas, sobre todo, respecto a aquellos que disienten o se les oponen. Una crueldad que ocultan tras la máscara de supuestos defensores de los pobres y reivindicadores del proletariado, cuando en realidad solo sirven a sus intereses y ambiciones desmedidas de poder y riqueza de una nueva clase que se apropia de los derechos y el poder que le corresponde al pueblo. Para ellos, no hay moral ni principios, sino que “el fin justifica los medios”, como sentenciara Vladimir Lenin. El fin supremo del comunista es el poder absoluto, y para conseguirlo todo está justificado: Mentir, usurpar, robar, esclavizar, matar….
Justicia Cuba en Costa Rica
[09-06-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Son muchos los países latinoamericanos como Cuba, Venezuela y Nicaragua  que ocupan con frecuencia espacios en la prensa internacional por sus serios problemas de gobernabilidad y la continua violación a los derechos de sus ciudadanos, pero Costa Rica, está libre de esas afrentas por las convicciones de su pueblo y el compromiso con la democracia demostrada por sus líderes desde hace muchas décadas.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.