¿Dices o decís, Papaya o Frutabomba?

Julio César Solér Baró
Redactor de Misceláneas de Cuba
Imagen: http://www.grupoeuromerca.com/papaya-2/
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Una cosa es la evolución de las lenguas y otra bien distinta es el maltrato a la lengua amparado en los supuestos de que el paradigma Darwiniano es también aplicable a toda mutación lingüística: 

La licencia poética es la libertad formal, discursiva que puede tomarse el poeta en función del contenido de su obra artística, literaria.

Regionalismo, por ejemplo, apunta a que en una región a un algo, naturaleza viva o “muerta”, pensante o pensada, se le llame de un modo y en otra región de otro. Por ejemplo a la fruta que yo llamo Frutabomba, como habanero "de los que respira por la boca del Morro” que soy, se le llama Papaya en el Oriente cubano. Y sin embargo tal palabra en la Habana se refiere, de manera extremadamente vulgar, al órgano sexual femenino, es decir a la vagina. Por ende yo como habanero, en un contexto cubano, jamás llamaría Papaya a la Frutabomba. En España y ahora sé que también en Uruguay, sustituiré “prometo” la palabra “coger” por “tomar” aunque ésta última me sugiera más “tragar” que la acción de “agarrar”, de “asir” algo. Y todo porque en aquellos lugares la gente suele asociar el sinónimo/acción de “coger” con el acto sexual o coito, como si sin agarrarse no fuese posible consumar dicho acto. Bueno, tal vez no por esos lares, no voy a especular.  Pero bueno, considero legítimo el metaforismo local. Lo puedo aceptar y además de él también me valgo. 

Por otro lado, un fenómeno bien alejado de las apropiaciones regionales del lenguaje, como expresión máxima de culturización, y entiéndase por cultura la manera contextual de interactuar con nuestro contexto y la reflexión, también contextual sobre dicha interacción; y otra bien diferentes son las mutaciones del lenguaje. Algunas tan aberradas que apenas son compatibles con el contexto que pretenden describir, apropiarse, someter.
Una cosa es un regionalismo y otra un barbarismo.

Si me palabreas o escribes “decís”, te entiendo, pero es un castellano pésimo, según la Real Academia de la Lengua Castellana. La palabra correcta en castellano es “dices”, palabra llana que al terminar en N, S o Vocal NO se acentúa, como sí es el caso de la también palabra llana árbol, cuya fuerza de pronunciación recae en la primera sílaba, y teniendo en cuenta que ésta NO termina en N, S ni en Vocal entonces sí se acentúa. 

“Decis”, con fuerza de pronunciación en la í ya no es una palabra llana sino aguda, y si la escribes sin acento lo estás haciendo con faltas de ortografía, y yo no podré leer correctamente lo que dices, ya que para mí es como si dijeses “d(é)cis” lo cual yo asociaría con diez, según las reglas idiomáticas castellanas. Mientras que por otro lado al escribir decís con acento en la í, para al menos justificar tú errada pronunciación con eso de la paridad de  pronunciación y escritura castellana, te enfrentas al que esa palabra NO existe en los diccionarios de la Real Academia de la Lengua Castellana.

Por ende mi consejo es que en un terreno neutral y aún más si somos desconocidos, hablemos correctamente el castellano. Porque si como cubanos nos ponemos a hablar de pelota, con todos ustedes los que juegan futbol en Latinoamérica y España, no va a haber quién nos entienda. 

Nota: “Pelota” llamamos en cubano al “baseball”, y “hablar de pelota” en Cuba quiere decir hablar de un modo tal que ni dominando perfectamente el castellano se nos entienda.

Comentarios

Memorias de cinéfilos
[05-10-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Lo que queda del cine Jagua en Cienfuegos. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cienfuegos, Cuba. La historia del cine en Cienfuegos está matizada por destellos de ensueño y pesadillas, todo dependiendo de la época en que se ubique la narrativa.
El último emperador y la Revolución cultural (Parte II)
[04-07-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zednng. Foto de archivo. (www.miscelaneasdecuba.net).- En un enfoque más analítico más racional sobre el affaire Puyi, apreciaremos que el trinomio freudiano entre Edipo-Layo-Yocasta, es un cataclismo pesonal, subjetivo, retrospectivo y introspectivo-introvertido del último soberano real de la dinastía manchú, al verse su personalidad y vida-trayectoría, aplastada por un destino fatalista y inexorable, del cual dan fe dos testimonios documentales importantes: el ensayo novelado, Twilights in the Forbidden City /Crepúsculo en la Ciudad Prohibida, escrito por Sir. Reginald Fleming Johnstone, consul británico y extutor docente de Puyi en su corte y la autobiografía del exmonarca, From emperor to citizen/De emperador a ciudadano, un auténtico best seller mundial, cuyi título llamó la atención póstuma planetaria de su autor en 1967.
El último emperador y la Revolución Cultural china (Parte I)
[21-06-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zedong, 1963. Foto: wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- "- ¡ Qué título más rimbombante y contradictorio!,  ¿ Qué tienen de relación Puyi, el úl-timo monarca de la dinastía manchú Qing de China y la Revolución Cultural de Mao Zedong?"
Duandy Oscar Gómez gana concurso ‘Reinaldo Arenas 2018’
[31-01-2019]
Redacción de Misceláneas de Cuba
Reinaldo Arenas. Foto: cortesía del jurado.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Los organizadores del concurso de narrativa ‘Reinaldo Arenas 2018’ anunciaron este mes de enero de 2019 al ganador del certamen en la categoría ‘Cuba’, el escritor Duandy Oscar Gómez. La categoría ‘Exilio’ quedó desierta.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.