La "locura sublime" de Ricardo Bofill

Alfredo M. Cepero
Ricardo Bofill. Foto: www.sigloxxi.org 
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- En el momento de escribir estas líneas se cumplen exactamente 65 años de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. Un documento en el cual tuvo una participación destacada la delegación de la República de Cuba ante esa asamblea. Precisamente ese día, el jefe de nuestra delegación, Dr. Guy Pérez Cisneros, reconoció la contribución de numerosos países, líderes y personalidades al texto final de la declaración y concluyó con la incluyente y lapidaria frase martiana de “con todos y para el bien de todos”.

En su discurso, el jefe de nuestra delegación rindió tributo al autor del primer borrador del documento presentado para la consideración de la asamblea, el Dr. Ernesto Dihigo y López Trigo, Profesor Titular de Derecho Romano de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana. Dihigo fue precisamente mi profesor más admirado en el curso de 1954 cuando, pletórico de idealismo y de inocencia, decidí hacerme abogado para contribuir a purgar a nuestra decadente república de sus vicios y sus veleidades.

Ahora bien, nuestro objetivo de hoy no es destacar la indiscutible importancia jurídica y política de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sino la eficacia de la misma como arma de combate para quienes literalmente se juegan la vida demandando respeto a los derechos humanos por parte de gobiernos tiránicos y dictatoriales. Esos hombres y mujeres merecen nuestra admiración, nuestro respeto y nuestra gratitud, sobre todo en una Cuba que, habiendo parido a los autores de tan hermoso documento, abortó mas tarde a los mayores violadores de derechos humanos en la historia del Continente Americano.

Hoy quiero referirme a un hombre a quien, sin duda ni reserva, considero el padre de la lucha por los derechos humanos en Cuba. Nació en un hogar modesto de inmigrantes españoles, se graduó de Doctor en Filosofía y Letras y fue profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de la Habana y, en 1965, decide enfrentarse a la tiranía castrista con el arma de los derechos humanos, la única idónea para su espíritu sensible y su temperamento apacible.

En 1967 es condenado a prisión y sufre quince años de privación de libertad. Allí comparte penurias e ideales con los hermanos Gustavo y Sebastián Arcos Bergnes con los cuales funda, en 1978, el Comité Cubano Pro derechos Humanos. En el curso de esos años sería objeto de la saña y las diatribas de los principales funcionarios del régimen, lo tildarían de loco y hasta sufriría el abandono de miembros cercanos de su propia familia.

Pero Ricardo Bofill Pagés, a pesar de su apariencia vulnerable y de su carácter afable, está hecho del acero de los iluminados por un ideal. Y, por añadidura, le llegó el bálsamo de Yolanda, la mujer que desafió hasta la tortura de numerosos electro-shocks por amor y lealtad a quien, más que su marido, es su ídolo.

En 1988, Ricardo sale al exilio sin fanfarrias ni ostentación. En este hombre no hay un milímetro de arrogancia ni un adarme de protagonismo. Jamás le he escuchado referirse a nadie como enemigo ni suplicar el favor de los poderosos. Vive feliz rodeado de una docena de gatos que compiten, a veces hasta en forma agresiva, por el privilegio de su cariño y por la dama fiel que retó a los esbirros para servirle de consolación y alivio. Su optimismo inveterado quedó consagrado el día en que contesto a alguien que lamentaba la división de nuestra disidencia con la frase: “La disidencia no se ha dividido, se ha multiplicado”.

No caben dudas de que Ricardo Bofill es una figura admirable y meritoria en la lucha de nuestro pueblo por su libertad. Debió haber sido objeto de nuestra más calurosa y pública acogida. Sin embargo, en una cultura que organiza homenajes de adoración mutua y reparte premios a cambio de prebendas nadie anda de prisa por exaltar los méritos de un hombre humilde que, como nuestro Apóstol, piensa que “el deber ha cumplirse sencilla y naturalmente”.

Por otra parte, muchas veces me he preguntado por qué motivo los seres humanos hacemos el elogio de los amigos que se han ido y nunca tuvimos la gentileza de expresarles en vida nuestra admiración y nuestro afecto. No quiero esperar a que ni Ricardo ni yo pasemos a la otra dimensión de nuestro viaje universal para agradecerle su dedicación a nuestro pueblo y su ejemplo edificante. Por eso hoy yo cumplo un compromiso que había contraído conmigo desde hace mucho tiempo. Hacer la apología de este gran cubano y de este extraordinario ser humano. El hombre cuya “locura sublime” será un faro que iluminará los caminos de la justicia, la libertad y la concordia en nuestra patria futura.

Comentarios

¿Bienvenido Mr. Putin?
[20-02-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Una de las películas del gran Berlanga con la que más disfruto es “Bienvenido Mr. Marshall”. En plena dictadura franquista, una película en clave de humor, dejaba entrever muchas de las circunstancias de aquella España atribulada por los años de la autarquía económica, la miseria y pobreza. Si uno cierra los ojos y se traslada en el tiempo, aquella película podría reflejar, con bastante exactitud, el drama actual que se vive en Cuba. Una sociedad destruida, con una economía ineficiente e improductiva, que se agarra a cualquier tronco que flote con tal de no hundirse para siempre.
La familia liberal: amigos y enemigos
[10-02-2020]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Sin embargo, y aquí radica el núcleo de estas reflexiones, hay miles de chilenos destruyendo metódicamente las expresiones materiales de la formidable transformación chilena. ¿Por qué sucede este fenómeno absurdo de autofagia? ¿Por qué miles de jóvenes chilenos atentan contra su propio bienestar? Las diferencias fundamentales e insalvables, son las que se tienen con los autoritarios, ya sean francamente totalitarios, como los comunistas y fascistas, o lo que hoy se denominan “democracias iliberales”.  
Naciones Unidas finalmente certifica y reprocha a Cuba la desaparación forzosa de Ferrer
[10-02-2020]
Prisoners Defenders
  (www.miscelaneasdecuba.net).- EXCLUSIVA: El Comité Contra las Desapariciones Forzosas de las Naciones Unidas, tras haber dado derecho de réplica al Estado y escuchar todas las alegaciones en un proceso transparente, concluye en una carta enviada a Cuba el día 27 de enero de 2020 y remitida a Prisoners Defenders, que los familiares de José Daniel Ferrer “no conocieron el paradero del señor José Daniel Ferrer sino hasta el 7 de noviembre de 2019, treinta y siete días después de su detención”. También le instan a que Cuba “tiene la obligación de proceder sin demora a realizar una investigación exhaustiva e imparcial sobre las circunstancias de la desaparición del señor José Daniel Ferrer en los días en los que se le ha mantenido en detención sin contacto con el exterior.” Esta certificación, junto al proceso arbitrario, difamatorio y lleno de contradicciones que ha llevado a la condena mundial del caso, ponen en grave riesgo la imagen mundial de Cuba esta vez incluso ante la izquierda.
El fracaso de la formación y educación profesional en Cuba
[08-02-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La mayor parte de las empresas extranjeras que acuden a Cuba interesándose en hacer negocios coinciden en que existen importantes problemas de cualificación profesional de los trabajadores. Los cubanos han logrado alcanzar un alto nivel educativo, esto es incuestionable. Pero sus competencias, habilidades y destrezas para el desempeño en el mundo laboral, al menos en Cuba, son escasas, prácticamente inexistentes, y lo que es peor, rara vez se ponen en valor por el sistema económico y productivo existente en el país. Esto es interesante.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.