Biscet: el preso a quien los diablos se niegan a soltar

Alfredo M. Cepero
(www.miscelaneasdecuba.net).- "Estoy convencido de que el régimen castrista no cambiara hacia una democracia con libertad. Ha demostrado esta resistencia al cambio, a perder el control absoluto sobre el pueblo y sus prebendas, desde que el tirano rechazó las sugerencias de Mijaíl Gorbachov con motivo de su viaje a La Habana en abril de 1989".

Dr. Oscar Elías Biscet, Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos y del Proyecto Emilia

Si no contáramos con ningún otro detalle sobre la vida azarosa y heroica de Oscar Elías Biscet, solamente el párrafo que encabeza este trabajo sería suficiente para darnos cuenta de los principios sólidos, el carácter íntegro y el valor personal de este genuino opositor cubano. Sus palabras no dejan duda alguna de que Biscet nunca ha sido ni podría haber sido jamás un disidente--para disidir hay que haber estado alguna vez de acuerdo--porque en ningún momento ha sido miembro del partido, funcionario gubernamental o prestado servicio en las fuerzas armadas.

Biscet no habla en generalidades, no elogia cambios cosméticos, no especula sobre transiciones ficticias echadas a rodar por el régimen, no esconde sus opiniones sobre los represores, ni acepta otra solución que no sea la de una absoluta libertad sin tiranos. Es un opositor de cuerpo entero. Habla el lenguaje directo y sincero que merece un pueblo que ha sido víctima de la mentira y del engaño por tanto tiempo. Por eso los diablos lo temen y se empecinan en mantenerlo preso en la gran cárcel que sigue siendo Cuba a pesar de las falsas liberaciones de presos políticos.

Y, hablando de liberaciones de presos, en marzo del 2011 fueron finalmente puestos en libertad los 52 presos restantes del grupo de 75 que habían sido condenados durante la llamada Primavera Negra de marzo del 2003. El cardenal Jaime Ortega Alamino y los socialistas españoles aparecieron como gestores de un acto humanitario cuando en realidad le tiraban una tabla de salvación a un régimen satánico acosado por una opinión internacional que finalmente despertaba a sus fechorías.

Biscet y otros doce compañeros de cautiverio permanecieron en Cuba y se negaron a aceptar el destierro forzoso a España que era parte de la componenda. Con la mirada del mundo sobre ellos, los tiranos se tragaron la píldora pero sólo por el momento. Los puso en una lista negra que los condenaba a la gran cárcel virtual que exige un permiso del gobierno para salir del país. Que yo sepa, y por razones que desconozco, dos miembros de dicha lista han logrado salir de Cuba pero con la condición de que no pueden regresar a ella. Como era de esperar y como hemos comprobado ahora, ni Biscet aceptaría esas condiciones ni el régimen se arriesgaría a hacer excepciones con un adversario tan temido.

¿Quién es este hombre que con la única arma de su amor a la justicia y a la libertad amedrenta a una satrapía despiadada y armada hasta los dientes? Muy breve pero muy necesario para disipar las patrañas que la tiranía lanza contra quienes la combaten, baste decir que la vida de Biscet es un compendio de servicio a la patria. En 1985 obtuvo su título de Doctor en Medicina en la especialidad de medicina interna. En 1987 comenzó a ejercer su profesión y a dar clases de medicina en el Hospital Obstétrico-Pediátrico de Hijas de Galicia en La Habana.

En 1997, fundó la Fundación Lawton de Derechos Humanos y, durante 10 meses, llevó a cabo una investigación clandestina donde fueron documentados con estadísticas extraoficiales los procedimientos de aborto bajo el régimen comunista. El 3 de noviembre de 1999, fue arrestado por primera vez y acusado oficialmente de delitos tales como “deshonrar los símbolos nacionales”, “desorden público” e “incitar a conducta delictiva”.

A finales del 2002, y después de cumplir una sentencia de tres años, el Dr. Biscet fue puesto en libertad y se le permitió regresar a su hogar. Sólo un mes más tarde, fue arrestado de nuevo y condenado a veinticinco años de cárcel muchos de los cuales cumplió en condiciones de total incomunicación en una prisión de la provincia de Pinar del Río. Finalmente, fue puesto en libertad condicional en el mes de marzo de 2011. En total, doce años en una de las prisiones más degradantes, despiadadas y tenebrosas que ha conocido América.

Pero, como este hombre que ha jurado que jamás saldrá de su patria, no parece dispuesto a darse por vencido, el nueve de enero del 2013 fundó el Proyecto Emilia. Un documento valiente en que el Dr. Biscet y una decena de opositores al régimen comunista, denunciaron la opresión y las violaciones de los derechos humanos, así como demandaron una transición a un sistema de democracia representativa.

Al mismo tiempo, quienes hemos hecho una profesión de la lucha contra los regímenes represivos sabemos que la rebeldía frente a ellos se paga muy cara. Ahora la tiranía castro-estalinista le ha pasado la cuenta y, al mismo tiempo, se asegura de que no se escuche su voz de denuncia sin miedos y sin subterfugios. Biscet no saldría a hablar tonterías sino a desnudar a la tiranía para que el mundo la contemple en toda su maldad intrínseca. Por eso le han negado el permiso para asistir a la ceremonia de conmemoración del 50 aniversario de la creación del premio de la Medalla Presidencial de la Libertad, instaurado por el Presidente John F. Kennedy en 1963.

Este premio, que han recibido personalidades como Martin Luther King, Lech Walesa, Nelson Mandela y Margaret Thatcher, no tiene connotación ideológica sino se otorga como reconocimiento a aquellos que se han destacado en el servicio a sus semejantes en cualquier actividad de la vida humana. Biscet lo recibió en el 2007, mientras se encontraba todavía en la cárcel, por decisión del Presidente republicano George W. Bush.

Siguiendo el protocolo y con motivo de conmemorarse el medio siglo de su instauración el Presidente demócrata Barack Obama invitó al doctor Biscet y a su esposa Elsa a la ceremonia que tendrá lugar el próximo 20 de noviembre en el Smithonian Museum, en Washington D.C. Solamente otros dos cubanos, el Dr. Pedro Greer, Jr y el músico Arturo Sandoval han sido objeto de tal honor.

Este 20 de noviembre Biscet fue el gran ausente en una ceremonia pletórica de significado que sin dudas habría servido de paliativo a las heridas físicas y emotivas que le fueron causadas por la tiranía en sus 12 años de prisión. Otro momento de felicidad que le robaron los tiranos como fue antes la separación de sus hijos, de su esposa, de sus padres y de sus amigos.

Pero, aunque susceptible a todas esas emociones, el Biscet que yo conozco no se alimenta de elementos externos sino de su mundo interior. Un mundo donde reside la fuerza inagotable de sus principios y de su vocación de servicio al pueblo por el cual ha sacrificado lo mejor de su juventud. Eso jamás se lo podrán arrebatar los tiranos.

Comentarios

Al Rescate del 20 de Mayo
[25-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
Izando la bandera en el Palacio de los Gobernadores el 20 de mayo de 1902. Foto: commons.wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Frecuentemente pienso que el proceso cubano que algunos identificamos como castrismo tiene más semejanzas con un movimiento contracultura que uno de acción política. Fue notable la rigurosidad con la que se destruyó la República y sus valores, lo que evidencia que el objetivo no era un simple cambio político o la sustitución de la clase dirigente, sino la pulverización del pasado, para edificar un presente y futuro a conveniencia del liderazgo emergente enemigo de la esencia de la nación cubana.
Comunicado por el día internacional contra la Homofobia
[21-05-2020]
Fundación Cubana por los Derechos LGBTI
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Madrid, 17 de mayo de 2020. Como cada año es una fecha importante para nuestra organización donde coinciden un aniversario más de nuestra Fundación y un día reivindicativo para la comunidad LGBTIQ+ marcado por una lucha constante por nuestros derechos con matices en diferentes países y que en el nuestro se acentúa por una dictadura que ha marginado durante más de 60 años y ha vulnerado a los nuestros.
Alimentar al ganado porcino con yuca: la gran solución del ministerio castrista
[18-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las autoridades del régimen castrista han mostrado, en diversas ocasiones, la preocupación por la escasa producción de piensos para el alimento de animales en la economía. En momentos como el actual, en los que se incrementan las necesidades de consumo de carne, si no se hacen crecer las unidades de ganado, los mercados se desabastecen. Y una vez más, Granma se hace eco de una experiencia en una Estación Experimental de Pastos y Forrajes, la “Indio Hatuey”, que dicen “ha sustituido un 30% del pienso que importa el país por una combinación a base de yuca, follaje de plantas proteicas como la morera y microorganismos eficientes”.
Dos etapas para superar la crisis económica y más ahorro: ¿a dónde quieren ir?
[12-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Un artículo en Granma titulado “Salvar vidas y estimular el desarrollo económico de Cuba” ofrece información de la nueva sesión extraordinaria del consejo de ministros en la que se aprobaron “nuevas indicaciones para la elaboración de la estrategia económica a implementar en la etapa de recuperación post COVID-19 para fortalecer la economía cubana”. Hay mucha inquietud en las autoridades por lo que están sucediendo, y tienen razón en preocuparse, porque lo que puede ocurrir es mucho peor.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.