En Cuba y en Venezuela la lucha tiene que continuar

Huber Matos
Fidel Castro, Hugo Chávez y Raúl Castro. Cortesía de Huber Matos.

(www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad quisieran que la frustración y la desmoralización  nos paralizaran,  pero no hay tiempo ni espacio para el derrotismo. En Venezuela las elecciones no fueron limpias ni tampoco un fracaso total para la oposición. 


Cuando los precios del petróleo no puedan continuar sosteniendo la anarquía chavista, los demócratas venezolanos estarán listos para asumir el liderazgo del país. Cuando en Cuba se acerque el abismo del que ha advertido Raúl Castro, la oposición democrática también tiene que estar igualmente organizada.


En Venezuela nosotros esperábamos un milagro, esperábamos demasiado. El castrochavismo estaba luchando por su supervivencia.  La derrota hubiera obligado a los chavistas a desconocerla o a aceptar el  inicio del desmantelamiento de su régimen de corrupción y abusos.


Una buena parte de la dirigencia chavista habría terminado ante los tribunales o en el exilio.  Para el castrismo habría sido el principio del fin.  Sin la subvención de petrodólares venezolanos  la dictadura en Cuba es insostenible.  Este fue un escenario posible pero improbable.


Improbable porque a favor de Chávez estaba la maquinaria de un estado poderoso con recursos económicos ilimitados y el temor de siete millones de votantes que creyeron que sin el Comandante procastrista podrían perder el espejismo socialista en que están embaucados. Para ellos la confrontación no era entre la democracia y la dictadura.   Quien no entienda esto no ha  comprendido el poder que tiene la demagogia en Latinoamérica.   Tampoco podrá combatirlo.


En el 2006, con el Estado en sus manos, Hugo Chávez ganó por un margen de votos del 26%.  En el 2012 a pesar de los altos  precios del petróleo su ventaja en las elecciones se redujo al 9.43% de la votación.  Chavez 54.42%, Capriles 44.99%.


Si Enrique Capriles y la Mesa de Unidad Democrática hubieran contado con recursos similares a los de Hugo Chávez, los chavistas habrían hecho  imposible las elecciones; no iban a arriesgarse a perder el poder.  Las elecciones permitieron que la oposición democrática se uniera y alcanzara el 45% de los votos. Un éxito que no puede tirarse por la borda.


En el caso cubano la dictadura ha ganado tiempo pero no lo aprovecharán con inteligencia. Siempre que han atravesado una crisis que los ha obligado a ceder en su rígido centralismo, frenan los cambios y regresan a posiciones reaccionarias.  Segura la tiranía del triunfo de Chávez antes de las elecciones, anunció  que no necesitaban ninguna inversión del exilio porque su problema se resolvía con inversiones de cientos o millones de dólares.  Con esa mentalidad seguirán cavando su tumba.


Las circunstancias exigen que la oposición cubana no pierda un día. La experiencia de la Mesa de Unidad Democrática en Venezuela debía imitarse en Cuba aunque sea con una unidad muy elemental.  Una  que evite fricciones y fortalezca la imagen de la oposición ante el mundo y la  población.  Mientras esto se alcanza no se puede esperar.  Hay que continuar sin tregua el enfrentamiento para impedirle el descanso a un régimen corrupto y decrépito.

Comentarios

La ingenuidad de la derecha frente a la astucia de la izquierda
[18-01-2020]
Angélica Mora
New York
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los gobiernos, ante las violentas escenas de asaltos y pillaje han capitulado y cedido terreno que nunca debían haber perdido.
Martí no es culpable
[10-01-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Recuerdo allá para la década de los ’90, estando en una reunión de compatriotas exiliados que nos visitaron unos balseros recién llegados a Puerto Rico en busca de la libertad que la dictadura castrista le niega a todo el pueblo cubano. Como es natural surgió la conversación sobre Cuba y alguien de los exiliados allí reunidos citó una frase de José Martí y para sorpresa de todos, un joven balsero recién llegado expresó exaltado y para sorpresa de todos: “pero ese es un comunista”. A lo que de inmediato los interlocutores exiliados trataron de corregirle su errada apreciación. Tras la discusión, el dueño de la casa donde nos reuníamos buscó un tomo de las Obras Completas de Martí y le leyó las críticas que el Apóstol hizo al comunismo publicadas en junio de 1882 en la Opinión Nacional, comentando la obra de Herbert Spencer titulada “La Futura Esclavitud”.
Ajusticiando a Soleimani y la dictadura islámica iraní
[10-01-2020]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Ajusticiando a Soleimani y la dictadura islámica iraní. ¿Quién criticaría hoy la acción de haber sacado a Hitler, Pol Pot o Mao de circulación antes de la ejecución de sus reinos de terror? La libertad tiene un precio y requiere voluntad para defenderla. Es hora de que se vea la importancia de utilizar medidas preventivas para evitar males mayores después. La idea de ajusticiar a asesinos en posiciones políticas claves es meritoria, justa y beneficiosa.
Actualizan la lista de prisioneros de conciencia en Cuba
[05-01-2020]
Cuban Prisoners Defenders
CPD
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los nuevos presos políticos son: Eliécer Hernández González (Fundación Vueltabajo por Cuba), Lázaro Rodríguez Betancourt (músico contestatario represaliado por el Decreto 349, liberado en septiembre para fabricarle otro delito y así eludir la presión de la Unión Europea) y Wilson Quintero Cabrera (UNPACU).
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.