COLOMBIANO SECUESTRADO EN CUBA, TESTIMONIO I

(www.miscelaneasdecuba.net).- Guanajay, Cuba, Hablemos Prss. —El vil y cruel asesinato premeditado que el Gobierno cubano de los hermanos Castro aplicó paulatinamente a Orlando Zapata Tamayo, se veía venir, porque no resistían a una persona de la estirpe de Zapata Tamayo, de piel negra, de ascendencia humilde y su fuerte posición contestataria, se opusiera a la infinidad de abusos en toda Cuba como es el injusto encierro.

Todo esto le carcomía las entrañas diabólicas a los déspotas hermanos. Ahora la dictadura esgrimirá las mismas mentiras que siempre utiliza para degradar y endemoniar al gran héroe que ya no podrá rebatirles sus perversas acciones.
 
Es costumbre de esta canalla y mentirosa dictadura acarrarse al síndrome de los ofendidos, esos dos hijos de Belcebú “nunca hacen nada incorrecto, son infalibles, jamás se equivocan, es a ellos a quien ofenden”. Pero por muchas mentiras, tramoya que inventen, jamás podrán convencer a nadie. Ya se acabó todas las palabrerías de guapetones y deslenguados.
 
Desde este mi rincón secuestrado aquí en el área especial de la Prisión de Alta Seguridad de Guanajay, aun parece que percibiera aquellos fuertes gritos de Zapata Tamayo, alojado a 150 metros en las inmundas barracas que me separan muchas gruesas y agrestes paredes, con su infinidad de barrotes. Desde el año 2003 al 2005 cuando pasó por aquí. Oía siempre los estridente y punzantes gritos pidiendo Libertad y Democracia para el pueblo. Oía: ¡Abajo Fidel Castro! ¡Abajo la dictadura!
 
Fueron estas exclamaciones y posición inclaudicable, sin dejarse doblegar por la Seguridad del Estado, de la jefatura del penal, de la Contrainteligencia, de los propios reos sin parragón de este gran luchador por los respeto a los derechos humanos, a la libertad del oprimido pueblo cubano, a la democracia y exigiendo para él un mejor trato a sus injusto encierro.
 
Nos les bastó a la dictadura de los hermanos Castro condenarlo a 3 años de prisión por el solo hecho de hablar de democracia y recoger firmas para el Proyecto Valera (en la flamante constitución de Fidel Castro de 1976, en el artículo existía la posibilidad de plantear iniciativas legislativas por la población sin que estos pertenecieran al Parlamento, con el solo hecho de recoger más de 10 000 firmas, el Parlamento entonces podría “debatir” el derecho a la libertad de expresión, a derechos políticos, económicos) sino la infinidad de golpes y palizas que recibía en esas inmundas celdas de castigo, donde era tirado sin miramientos que merece un ser humano. Ahí, en ese discurrir oprobioso, le fueron dictándole sentencias hasta llegar a 36 años. Desacato, mal comportamiento u otras acusaciones que no tienen cabida en cualquier sociedad civilizada.
 
Nadie conoce la gotera de la casa ajena, siempre los izquierdistas y comunistas que existen a montones, creen que Cuba es el paraíso idílico que andaban buscando, pero no encontrarán goteras aquí en Cuba sino torrentes de agua que cae sobre el pobre pueblo cubano. Como dijo el gran escritor ruso Fedor Destoyevski, “para conocer a una sociedad hay que mirar dentro de sus prisiones”.

Desde aquí, sin moverme, he presenciado varias huelgas de hambre, que no podría encontrar palabras para narrar el horror de tamaña determinación. A unos cuantos pasos al final del área, en la última celda, un recluso común tildado Cuchara llevó a cabo dos huelgas de hambre, una por 12 días y otra por 16. Pero cosiéndose la boca con alambres puro.

Del grueso, del encontrado tirado por el sucio rincón de su celda. No resistió su guarida cruel quiebra huesos y voluntades, donde mi amigo, el Preso Político Ernesto Borges Pérez, permaneció 3 años y 2 meses, y con el solo poder de la Biblia logró salir a flote de ese infierno que únicamente pudo diseñar un alma cruel y despiadada. Cuchara, nada más quería salir de allí, lo vi tres veces con los labios turgentes cuando lo sacaban con las promesas que rápidamente cumplieron por ser un Preso de Conciencia como lo era Orlando Zapata Tamayo.
 
En esa misma celda mediana de la Isla del diablo en los tiempos de Papillón, Julio Cesar Martínez se hizo una profunda herida en el abdomen para llamar la atención, y por el desespero de no tener un cigarro para fumar, ni familia ni nadie que se lo pudiera traer.
 
Presencié otra huelga de hambre del Preso Político Leonardo Bruzón Ávila, en el Hospital Para Recluso "Carlos J. Finlay", por su injusto encierro y el acoso y tormento llevado a cabo por los inhumanos y feroces agentes de la Seguridad del Estado llamado instructores ¡había que ver eso! Es doloroso tener que observar a un ser humano honesto, honrado, indefenso, luchador por los derechos humanos y la democracia que en una sociedad civilizada sería una persona de tener en acta estima.

Aquí en Cuba, Bruzón Ávila era despreciado y repudiado por la tiranía, consumiéndose y debilitándose paulatinamente hasta convertirse casi en un esqueleto.
 
En las celdas siguiente a la mía, está Dalvinder Singh Jagpal, ciudadano de la India, secuestrado también por la dictadura, al llegar al área especial (en Cuba esta definición esta dada por Fidel Castro, hay que abrir bien los ojos: en especial puede significar un sitio temeroso, estar cerca de la inanición o la muerte, acuérdate del periodo especial que aún padece Cuba, hambre, miseria, prostitución, desespero, agonías, corrupción, desesperanza y todas las plagas) el indio tuvo que hacer una huelga de hambre por dos semanas para que le permitieran tomar agua fría .

Ya en la prisión anterior, en las ergástulas del "Combinado del Este" protestando por el injusto y cruel encierro, hizo una huelga de hambre por 45 días que le costó la pérdida de 30 kilogramos de peso y como secuela sufre de la visión. Estuvo todo ese tiempo como castigo encerrado en una sucia y oscura celda , llena de mosquito, cucarachas, ratones y toda clase de bicho raros, acompañado de un pomo de agua sin sábanas, ni cama, tirado en el piso en un área de 1,20 metros x 2,50.
 
No pudo divulgar su huelga y cometió el error de dejarse tomar la presión arterial. Es increíble, esta dictadura tiene sus médicos no del alma como tanto se vanagloria Fidel Castro, sino médicos sin almas, médicos patrocinadores y apoyadores de esta despiadada y maléfica dictadura, sus Joseph Mengele, que aplican juramentos contrarios al Juramento Hipocrático o al Código de Etica.

Estos desalmados van tomando a los huelguista el pulso cardiaco y la presión arterial, y analizando si el infortunado puede ir resistiendo sin poner en peligro la vida, y así alargan las angustias y dolores del preso sin tratar de llegar a un acuerdo con él. Al final, el indio desistió de la huelga porque como caída del cielo apareció su esposa que lo buscaba sin saber donde andaba.
 
He sabido de Presos Políticos y comunes, de otras acciones que toman los angustiados desesperados como sucede en las barracas del lado, donde para poder acceder a una mejor alimentación en el hospital, algunos presos se han inyectado en las manos petróleo, o se han inoculado de otros reclusos el virus del VIH, otros se han cortado el abdomen y se han tirado dentro vidrio molido.
 
Todo esto pareciera que es mentira, pero no lo es, no es ficción, es la pura realidad. Hay que vivir en Cuba, hay que andar por estas tierras de Fidel y Raúl, por la sociedad que ellos construyeron como semidioses crueles, hay que conocer al hombre nuevo que ideó el Che Guevara y Fidel término de moldear.
 
Orlando Zapata Tamayo se opuso a todas las iniquidades, a todos los abusos del sistema comunista o socialista de los hermanos Castro y por tan hermosos ideales, pagó con su vida. Debemos brindarle todo el tiempo un gran tributo a él, a su valerosa madre Reina Luisa Tamayo, que luchó incansablemente para que su hijo rodeado de ratas, moscas, mosquito, y toda clase de alimañas tuvieran un mejor trato y respeto a su dignidad humana. 

Pero desde allá arriba al lado de todopoderoso, será el faro de luz penetrante, que irradiará y convertirá a su amada Cuba en un país donde reine la democracia y el respeto por los derechos humanos por los que tanto luchó.

Comentarios

Derrumbes en la Habana por fuertes lluvias
[24-06-2017]
Mario Hechavarría Driggs
Cada vez que llueve fuertemente en La Habana ocurren derrumbes. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Las intensas lluvias que azotaron la capital, los días 17 y 18 del presente mes de junio, provocaron un derrumbe total en el municipio capitalino La Habana Vieja.
Petición al Papa Francisco para que las Damas de Blanco puedan asistir a Misa en Cuba
[24-06-2017]
Martha Beatriz Roque Cabello
Red Cubana de Comunicadores Comunitarios
Iglesia de Santa Rita en La Habana. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Primero que todo presentarle nuestros respetos y que conozca que hacemos oraciones para que Dios le permita cumplir con éxito su misión en la tierra.
Represión por el discurso del presidente Trump
[24-06-2017]
Mario Hechavarría Driggs
Alguno de los arrestados. Foto del autor. (www.miscelaneasdecuba.net).- La seguridad del estado arrestó a un grupo de opositores y ciudadanos que expresaban públicamente su apoyo al discurso del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con relación a Cuba.
Sandalio otra vez en las calles
[01-06-2017]
Mario Hechavarría Driggs
Sandalio Mejías Zulueta demostrando en la calle. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Un miembro del ilegal Partido 30 de Noviembre “Frank País” caminó por la calle Egido de la Habana Vieja con un cartel en las manos que decía ¡Abajo la Dictadura de Raúl Castro!
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.