ECONOMÍA CUBANA: LO PEOR NO HA LLEGADO TODAVÍA

(www.miscelaneasdecuba.net).- Los cubanos, un pueblo acostumbrado por desgracia a vivir en las peores condiciones en términos de bienes y servicios a su disposición desde que al poco tiempo de triunfar la denominada “revolución” entrase en funcionamiento la tristemente célebre “libreta de racionamiento”, no saben bien lo que les espera.

Las declaraciones de Raúl Castro este fin de semana, anunciando “un nuevo modelo económico… orientado por un socialismo racional” apuntan al peor de los escenarios posibles.

Una primera advertencia. Ignoro lo que se entiende por “socialismo racional”. El socialismo es o no es. La experiencia socialista cubana, al igual que la de los países del Este de Europa, Corea del Norte, Yemen o cualquier otro accidente histórico de la guerra fría, deja un balance altamente insatisfactorio. Por todo ello, dejémonos de apelativos que carecen de valor, y llamemos al pan, pan, y al trigo, trigo.

¿Puede el socialismo ser racional? ¿Es que el pueblo de Cuba, del que Raúl Castro parece sentirse capaz de interpretar sus deseos y aspiraciones, quiere realmente seguir siendo una sociedad socialista, después del reconocimiento del fracaso histórico de 50 años?

Creo que el socialismo, tal y como lo interpreta Raúl Castro, es la peor de las respuestas a la situación de crisis permanente en que se encuentra la economía cubana. Y tampoco es solución.

En ausencia de un marco estable y regulado de la propiedad privada, de una economía basada en el funcionamiento del mercado libre, con señales claras de los precios que determinen las capacidades y la productividad de los agentes económicos y sociales, la economía cubana no tiene futuro.

Me atrevo a pedir a los dirigentes del PCC que reflexionen sobre el fracaso histórico del empeño en diseñar una economía regulada e intervenida centralmente, que deja en manos de burócratas planificadores las decisiones sobre qué calorías debe consumir una persona, o qué tipo de viandas son las más recomendables para la salud.

El resultado es el que ahora muestran las estadísticas. La agricultura cubana es improductiva e incapaz de generar alimentos para la población, por lo que es preciso comprar trigo y carne en el exterior, ¿dónde? En Estados Unidos, por supuesto, que se beneficia de precios baratos subvencionados. Pero esa es otra historia.

Ninguna de las reformas emprendidas para llegar a ese socialismo racional, han dado sus frutos. Las tierras siguen en manos del Estado y sólo un 25% se ha puesto en cultivo por agricultores en régimen de enfiteusis, un modelo practicado en la Europa feudal que ni siquiera los chinos defienden.

Los mercados siguen desabastecidos porque no hay redes de comercializadores eficientes que trasladen las mercancías del campo a las ciudades. Ahí también siguen los experimentos fallidos, sin dar los resultados previstos.

Tampoco se ha podido implementar la medida de sueldos en función de productividad en las empresas, porque, ¿cómo se mide la productividad en una economía sin mercado?

En ausencia de un régimen estable de propiedad privada, a quién beneficia el sacrificio de todos los días tener que madrugar para que los ciudadanos puedan comer. Quizás los dirigentes del PCC deberían leer el manuscrito “La increíble máquina de hacer pan”. Lo he recomendado en muchas ocasiones, pero observo que siguen sin hacerme caso.

En este nuevo escenario de experimentación social que preside la retórica comunista del régimen, se anuncian nuevos procesos de obtención de información para más de 5 millones de cubanos, como los que puso en marcha Raúl Castro al poco tiempo de acceder al poder.

Y yo pregunto, ¿para qué preguntar más a una población angustiada que no sabe a dónde la llevan? Lo que se tiene que hacer, todo el mundo lo sabe, pero nadie quiere, como dice el propio Raúl Castro, “poner el cascabel al gato”.

No se resuelven los problemas de la economía cubana con la persecución sistemática a los trabajadores que no cumplen con sus horarios y que carecen de líderes sindicales que defiendan sus derechos, persiguiendo y encarcelando a quiénes se dedican a actividades privadas en la denominada con especial animadversión por Fidel Castro “economía negra”, a los que venden productos en los mercados agropecuarios que todavía escapan al control del aparato político militar, suprimiendo licencias a los cuentapropistas, o elevando de forma artificial los impuestos para pagar un gasto público que la economía cubana no puede asimilar. 

Eso es ir contracorriente de lo que necesita Cuba, su economía y su sociedad, para avanzar al futuro.

Por el contrario, reducción del aparato burocrático y administrativo, mejora de la eficacia y la productividad de la economía, reducción de los gastos sociales en educación y sanidad para fijarlos en línea con las posibilidades reales de la economía (supresión de la escuela al campo, por ejemplo) sí que son decisiones acertadas a las que desde aquí doy todo mi apoyo, pero insisto, no van a dar los resultados apetecidos si no van acompañadas de las dos reformas que necesita la economía cubana: propiedad privada y mercado. El resto, serán más penurias para la población. Y, ojo, aviso, lo peor no ha llegado todavía.

Comentarios

Las elecciones de la mafia castrista, una comedia  burlesca para otros tiempos
[13-10-2019]
CID
Obama en el Estadio Latinoamericano en La Habana comparte en un ambiente festivo con el dictador Raúl Castro un juego de pelota, acompañado de su esposa e hijas Michelle, Malia y Sasha Obama el 22 de marzo de 2016. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Este 10 de octubre la Asamblea Nacional castrista, que no representa ni los intereses ni las aspiraciones del pueblo cubano, puso de nuevo su manifiesto servilismo a Raúl Castro, eligiendo a Miguel Díaz Canel como “presidente” de Cuba.  Este teatro  es una comedia burlesca escrita para otros tiempos, aquellos en que Obama era el presidente de los Estados Unidos y le tendió sus dos manos a los Castro mientras la dictadura correspondía simulando cambios para hacer más digerible al pueblo estadounidense y a la comunidad internacional la cuestionable legitimidad que Obama daba al régimen restableciendo relaciones diplomáticas y codeándose como amigo de la familia del asesino en jefe de turno.
Castro chavismo, estirpe terrorista
[13-10-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La alianza entre los regímenes de Cuba y Venezuela es integral, ninguno de los dos gobiernos cumplen actividades que sean ajenas al otro. Situación que certifica el apoyo irrestricto que se prestan y la semejanza de la opresión que ejercen sobre sus respectivos pueblos.
Nota de Prensa para la conferencia del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo
[10-10-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo se apresta a organizar una conferencia con el periodista e internacionalista argentino Leandro Gasco de visita en Miami.
Las etapas probables del Futuro de Cuba
[10-10-2019]
Jorge Hernández Fonseca
(www.miscelaneasdecuba.net).- Ante la materialización en la isla de un intento de modelar el continuismo del cáncer político, económico y social que ha significado el castrismo en la Nación cubana, tomando como rehén una fecha patriótica que le es ajena –el 10 de Octubre-- quiero exponer mis consideraciones sobre lo que futuramente será el reconocimiento del fracaso socialista, la derrota de la dictadura y la apertura de los cielos de la Patria a nuevos rumbos económicos, sociales y políticos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.